Decenas de personas fueron arrestadas y varios policías resultaron heridos durante la mayor protesta contra el racismo y la brutalidad policial registrada en la ciudad de Seattle, Estados Unidos de Norteamérica (EEUU) en las últimas semanas.

Varias manifestaciones durante la noche del sábado en diferentes puntos de la ciudad de Seattle, tuvieron un saldo de 45 detenciones y varios policías heridos, de acuerdo a lo informado por las autoridades de seguridad a través de su cuenta de Twitter, reseña TeleSUR en su portal web.

El movimiento de este sábado reavivó la energía de las protestas que crecieron rápidamente después del asesinato del afroamericano George Floyd a manos de la policía en Minneapolis en mayo pasado.

Como sucedió en marchas anteriores, los asistentes cantaron “Black Lives Matter” y llevaron carteles que exigían el control de la policía y la retirada de las fuerzas federales en la ciudad.

La represión en la protesta se registró luego que el Departamento de Policía de Seattle declaró una revuelta, en respuesta a daños registrados en varias propiedades durante la marcha y el lanzamiento constante de rocas, ladrillos, botellas y fuegos artificiales contra las fuerzas del orden.

Ante la violencia y disturbios, la Policía emitió órdenes para dispersar a los congregados y empleó “municiones menos letales” para despejar la zona.

Los manifestantes respondieron lanzando piedras, botellas y globos llenos de líquido contra los agentes, así como morteros y explosivos, reportó la Policía Seattle en su cuenta de Twitter.

“Debido a los continuos daños y riesgos para la seguridad pública asociados a este incidente, el Departamento de Policía de Seattle lo está declarando una revuelta”, anunció

La gran marcha en Seattle fue convocada en respuesta a los oficiales de Seguridad Nacional enviados a esta ciudad en los últimos días. En otras ciudades estadounidenses también se registraron manifestaciones por el mismo motivo.

En Portland, agentes federales enviados por el presidente Donald Trump, han utilizado tácticas agresivas de control de multitudes, empujando y golpeando a los manifestantes, lanzando gases lacrimógenos y haciendo arrestos en automóviles sin placas.

Desde las alcaldías de seis ciudades, están pidiendo que las unidades de despliegue rápido del presidente se retiren de inmediato y que el Congreso investigue las tácticas de las autoridades federales contra las protestas antirracistas.

Prensa Digital MIppCI / VTV

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (MippCI)