25 | 06 | 2019

El gobierno de Estados Unidos pretende erigirse como el sancionador absoluto, el dueño del mundo. La escalada de sanciones unilaterales de Washington parece no tener fin, Donald Trump anunció este viernes la decisión de su gobierno de imponer aranceles de un 5% a todos los productos provenientes de México, acusando a su vecino de llevarse el 30 % de la industria automotriz estadounidense y de propiciar el 90 % de las drogas que ingresan a EE.UU. a través de la frontera sur.

En marzo último, a casi un año de que EE.UU. abandonara el pacto nuclear iraní, la Casa Blanca anunció sanciones contra entidades e individuos del país persa.

También se agravó la guerra comercial de EE.UU. contra China, publicándose una lista de empresas del país asiático de la llamada «lista negra», sancionadas por Washington, cuyo caso más significativo ha sido la arremetida contra la compañía Huawei. Igualmente se arreció la persecución desmedida contra los fondos del Gobierno venezolano en bancos extranjeros, el cierre de transacciones, la imposición de sanciones a barcos que transportan petróleo, alimentos y hasta medicinas desde y hacia el país sudamericano.

Contra Nicaragua se ha pretendido imponer el mismo guion, con la aprobación del Nica Act, que restringe los préstamos de instituciones financieras multilaterales al Gobierno sandinista, afectando los programas sociales, el empleo y las necesidades básicas de la población.

Los cubanos sabemos bien de qué se trata. La activación del Título III de la llamada Ley Helms–Burton, es una aberración con la que se pretende rendir a un pueblo que por más de 50 años ha resistido al más bárbaro y largo bloqueo comercial, financiero y económico impuesto por gobierno alguno contra otro, en toda la historia.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador consideró las medidas de EE.UU. como un agravio contra su pueblo y dijo que defendería a los mexicanos.

«La actitud agresiva de Washington en el mundo va más allá de cualquier límite», aseguró la vocera de la Cancillería rusa, María Zajarova. «Washington avanza con su agresividad región por región, como dueño del mundo», indicó.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, rechazó en la red social Twitter, la aplicación de medidas coercitivas, discriminatorias, imperialistas y arbitrarias de ee. uu. contra México, inspiradas en la Doctrina Monroe. «La pobreza es la causa de la emigración y la solución es la cooperación para el desarrollo. Toda la solidaridad de Cuba con México», aseveró.

«De América somos hijos y a ella nos debemos», recordó desde su cuenta en Twitter este viernes el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien ratificó la solidaridad, la amistad y el apoyo de Cuba hacia «la hermana nación de México».

Fuente:

Partido Comunista de Cuba

Real time web analytics, Heat map tracking

on air

RedGlobe Links

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.