Imprimir
China

Partido Comunista de ChinaPor iniciativa del Partido Comunista de China, 230 partidos políticos de mas de 100 países hemos firmado una declaración en torno a la necesidad de una colaboración internacional para afrontar la lucha contra el COVID19 y sus consecuencias en todo el Planeta:

Hoy, cuando el COVID-19 se está extendiendo rápidamente por todo el mundo este hecho constituye uno de los desafíos más urgentes y serios para la salud de la humanidad, para la paz y para el desarrollo mundial.

Frente a esta situación sin precedentes, nosotros, los partidos políticos de varios países, apelando a la importante responsabilidad de mejorar el bienestar de las personas, promover el desarrollo nacional y salvaguardar la paz y la estabilidad mundial, hacemos el siguiente llamamiento conjunto:

I. Rendimos nuestro mayor homenaje a todas las personas, en particular a los trabajadores de la salud, que se dedican a salvar vidas y proteger la salud de las personas. Expresamos nuestro más sentido pésame y nuestra preocupación por los que sufren dolor y cuyas vidas están bajo la amenaza del COVID-19, así como a las familias de los fallecidos. También expresamos nuestro profundo pesar por la desafortunada pérdida de vidas en esta epidemia.

II. Reconocemos que si el brote de COVID-19 no se contiene efectiva y rápidamente, causará un daño aún mayor a la vida, a la seguridad y a la salud de muchas más personas, y tendrá graves repercusiones en el desarrollo económico y social de la mayoría de los países, así como en los intercambios y en la cooperación internacional.
Pedimos a todos los países que pongan la vida, la seguridad y la salud de las personas por encima de todo lo demás y que adopten medidas determinantes y enérgicas para poner fin a la propagación del COVID-19.

III. Apoyamos a los países para que establezcan planes y estrategias de contingencia para combatir el COVID-19 en la medida de sus condiciones nacionales específicas y para fortalecer la cooperación, con igual empeño, para contener la propagación y ayudar en el tratamiento de los pacientes.
Mientras tanto, la ciencia y la tecnología modernas, deben aplicarse al máximo para garantizar los mejores y más rápidos resultados posibles.

IV. Exhortamos a la población de todos los países a cumplir con las medidas de prevención y mitigación, con el debido sentido de responsabilidad social. Alentamos a los países a aprovechar plenamente la fuerza de las organizaciones de la sociedad civil y de los voluntarios para contar con el poder de todos los sectores sociales para combatir el COVID-19.

V. Alentamos a todos los países a que, al tiempo que dedican esfuerzos a la lucha contra la epidemia, adopten propuestas integradoras para garantizar el desarrollo económico y social, adopten medidas específicas para proteger a los grupos vulnerables y a las PYMES, y premien su compromiso equiparando el nivel de vida de las personas al del progreso social. Pedimos a todos los países que intensifiquen la coordinación internacional de políticas macroeconómicas para mantener la estabilidad del mercado financiero mundial, así como la de la cadena industrial y la de suministro, y reducir o eximir los aranceles para facilitar el comercio, a fin de evitar la recesión económica mundial.
También alentamos a los países a mantener un nivel apropiado de intercambio internacional, en particular, para facilitar el transporte transfronterizo de equipos médicos y materiales de protección necesarios con urgencia para la lucha contra el COVID-19.

VI. Somos conscientes de que el virus no respeta fronteras y que ningún país puede responder solo a los desafíos ante el brote. Los países deben mejorar su conciencia de comunidad con un futuro compartido para la humanidad, prestándose, de forma activa, ayuda y apoyo mutuos, a medida que la situación se vuelva más difícil.
Una cooperación internacional más estrecha, con políticas coordinadas, acciones concertadas y la movilización de recursos y fuerzas a nivel mundial, nos permitirán derrotar este virus, que es un enemigo común para toda la humanidad.

VII. Tomamos nota de los importantes progresos logrados en la lucha contra COVID-19 en China y en algunos otros países, que han ganado tiempo y han ofrecido experiencia a
l resto de la comunidad internacional.
Elogiamos a los países, incluido China, por adoptar una actitud abierta, transparente y responsable en la divulgación de la información relacionada con la pandemia, de manera oportuna, compartiendo experiencias sobre la respuesta y el tratamiento de los pacientes y, en particular, suministrando materiales médicos y de otro tipo, de la manera que mejor han podido, a otros países afectados. Estos países representan una importante contribución a la lucha mundial contra el COVID-19, lo que refuerza la esperanza y la confianza de los países en que se puede ganar esta batalla.

VIII. Damos la bienvenida a la Declaración Extraordinaria de la Cumbre de Líderes del G20 sobre COVID-19 y apoyamos a los países para fortalecer el intercambio de experiencias y la cooperación médica para contener el brote, incluida la investigación conjunta y el desarrollo de medicamentos, vacunas y pruebas específicas. Solicitamos la provisión de apoyo material, técnico y de otro tipo, a los países en desarrollo y a países con sistemas de salud pública vulnerables.
Permitamos que el sol de la cooperación disperse la oscuridad de la pandemia.

IX. Hacemos un llamamiento a realizar debates profesionales basados en la ciencia sobre temas como las medidas de prevención y el origen del virus.
Nos oponemos firmemente a la politización de los problemas de salud pública y a la estigmatización de otros países con la excusa del COVID-19. Estamos firmemente en contra de todos los comentarios y prácticas discriminatorias contra cualquier país, región o grupo étnico, y pedimos a los gobiernos de todos los países que tomen medidas activas para proteger la salud, la seguridad y los intereses legítimos de los ciudadanos extranjeros y de los estudiantes que acogen.

X. Consideramos que el brote de COVID-19 ha dejado al descubierto la necesidad de que todos los países fomenten aún más la perspectiva de gobernanza global para lograr un crecimiento compartido mediante el debate y la colaboración y apoyar el papel de liderazgo de las Naciones Unidas y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la gobernanza mundial de la salud pública.
Hacemos un llamamiento a todas las partes para que mejoren la coordinación y la cooperación en el marco del G-20 y otros mecanismos internacionales para la prevención y el control internacional de forma efectiva, a medida que debemos esforzarnos en construir una comunidad global, con un futuro compartido, en materia de salud pública.

Como partidos políticos de gran parte de países del mundo, nos comprometemos a mantener una estrecha comunicación bajo circunstancias inusuales, y a asegurar un mejor desempeño del rol político, con el propósito de inyectar energía política en la lucha mundial contra el COVID-19.

Creemos firmemente que nuestras dificultades actuales son sólo temporales, al igual que el sol finalmente brilla después de cada tormenta.

Si la comunidad internacional concentra sus esfuerzos confiando en el enfoque científico, sin duda ganará la victoria final en la acción global de bloqueo contra COVID-19

Si la comunidad internacional realiza esfuerzos concentrados, con confianza y resolución y adopta un enfoque basado en la ciencia, definitivamente, obtendrá la victoria final en la acción de bloqueo global contra el COVID-19.

Creemos que, después de la pandemia, la comunidad ha de compartir un futuro para la humanidad, así resurgir emos con más fuerza y la humanidad tendrá un mañana más claro.

Fuente: Partido Comunista de España / RedGlobe

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.