20 | 09 | 2019

ABB es uno de los grandes monopolios mundiales de capital sueco y suizo de bienes de equipo, líder mundial en ingeniería eléctrica y automatización. Si entramos a su página web, encontraremos: “Resultados Financieros del Grupo ABB en el primer trimestre 2019: CRECIMIENTO ROBUSTO”. Se autodenominan “líder y pionero tecnológico que colabora con clientes de compañías de servicios básicos, industrias, medios de transporte e infraestructuras para escribir juntas el futuro de la digitalización industrial”.

En nuestro país, prestan sus servicios para ABB unos 2.000 trabajadores, repartidos en las oficinas centrales de Madrid y Bizkaia, y en las fábricas de Córdoba, Trapagarán, Oiartzun, San Quirze del Vallés y Móstoles.

Y poco después de anunciar la venta de la división de redes eléctricas a Hitachi, y afirmar que no afectaría a la plantilla de Córdoba (con 350 empleos directos y otros tanto indirectos), y cuando aún no se ha cerrado el proceso, la multinacional anuncia nuevamente un ERE, que afectaría a 49 familias trabajadoras en Córdoba y 10 en Vizcaya.

“La nueva ABB: menos riesgo, menos inestabilidad, más crecimiento”, según su publicidad, vuelve a intentar destruir empleo y de forma traumática. El último ERE acabó con 120 puestos de trabajo.

El Sindicato CCOO ya ha manifestado que sabe que en la empresa no sobra nadie y que pelearán por cada puesto de trabajo y por el mantenimiento del empleo y de la Industria.

El PCE y la UJCE somos conscientes de la importancia de defender la Industria que nos queda, porque es vital para nuestras ciudades, para parar la sangría de la España vaciada, para generar soberanía de los pueblos, empleo de calidad y un futuro digno para todas.

Y en esa defensa estamos llamados a participar no sólo el conjunto de la clase trabajadora, sino que exigimos que las administraciones públicas, que los gobiernos municipales, autonómicos y estatal se pongan al servicio de la mayoría y hagan uso de todas y cada de las herramientas precisas para salvaguardar nuestros intereses, frente al expolio y las decisiones inasumibles de un capital incompatible con la vida digna de las mujeres y hombres que vivimos de nuestro trabajo. Aplicar ya el artículo 128.2 de la CE, hay que nacionalizar la industria que nos queda e iniciar otra senda, la de desarrollar con criterios de interés general y para la mayoría los sectores estratégicos.

Llamamos a participar en cada lugar en las movilizaciones y acciones organizadas por las y los trabajadores y sus sindicatos de clase, apoyando las jornadas de huelga convocadas para los días 10 y 17 de julio. Y llamamos a acudir y acompañarles en las concentraciones que se llevarán a cabo esos días y en especial, el miércoles 17 de Julio, de 11 a 12:30, en la sede central de la empresa en Madrid, en Calle San Romualdo, 13.

¡SIN INDUSTRIA, NO HAY FUTURO!

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!

Fuente:

PCE – Partido Comunista de España

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.