Imprimir
Categoría: España

Partido Comunista de EspañaLas elecciones del 27-S, convocadas por el Presidente Mas con un carácter plebiscitario, han dado un resultado en el que las que las posiciones que defendían claramente la independencia han obtenido menos de un 48% de los votos, lo que supone un 37% del total del censo.

Al mismo tiempo este proceso electoral deja una sociedad catalana dividida, enfrentada, sin perspectivas claras de una mayoría parlamentaria que pueda afrontar la solución de los problemas reales de la gente, el trabajo, la sanidad, la educación, la vivienda y sin legitimidad para plantear una Declaración Unilateral de Independencia.

Situándonos en el carácter plebiscitario que han tenido estas elecciones, se puede concluir que nadie ha ganado ese plebiscito y que por lo tanto nos encontramos en el punto de partida, con la economía marcada por una crisis que siguen cada vez más pagando los trabajadores y trabajadoras.

En este marco, la derecha españolista en Catalunya ha ganado terreno, aunque el PP ha perdido votos, con la suma del ascenso de votos de Ciudadans, aumenta su presencia en el arco parlamentario catalán.

Como resultado nos encontramos un primer partido de gobierno que puede representar a la burguesía nacionalista catalán y un primer partido en la oposición de derechas españolista, es decir por primera vez en la historia de Cataluña, nos encontramos con un bipartidismo de derechas que se seguirá retroalimentando con el debate identitario, mientras se esconde el empobrecimiento y la precariedad de vida de la ciudadanía catalana.

Por lo tanto, quienes consideramos que es posible en Cataluña una salida de la crisis en clave nacional y de clase, debemos asumir la responsabilidad de hacer un llamamiento para la unión de todas las fuerzas políticas y sociales que estemos por la apertura de un proceso constituyente para construir un Estado Republicano y Federal, plurinacional, pluricultural, y plurilingüistico, un proyecto que no contemple la independencia de Catalunya.

Un propuesta que, impulse la construcción de nuevo modelo de Sociedad, mediante un Proceso Constituyente abierto a la Ciudadanía y frene el proceso por el que las fuerzas sociales y políticas del sistema pretenden institucionalizar las medidas antisociales, patriarcales y autoritarias que se han tomado en los últimos seis años, complementándolas ahora con una ley electoral trucada.

Queremos una nueva constitución que garantice de verdad el derecho al trabajo, a la vivienda, a la educación, a la sanidad, a la igualdad, como derechos básicos para una vida en igualdad y dignidad y contemple el derecho de autodeterminación.

En este sentido desde el PSUC y el PCE consideramos que existe la posibilidad de dar una salida a la situación que a la que los presidentes Mas y Rajoy han llevado al pueblo de Cataluña, una salida que no puede dar ninguna organización por separado, pero que si se puede ofrecer desde una unidad popular que multiplicaría la fuerza, regeneraría ilusión y volvería a recuperar la capacidad de victoria que consiguieron las candidaturas de unidad popular en las pasadas elecciones municipales.

Una salida que nos devuelva todo lo que nos han robado estos años Mas y Rajoy, con políticas iguales como dos gotas de agua, escondiendo ambos sus acciones de gobierno con las banderas, con el nacionalismo catalán y el nacionalismo español.

Para ello hay que poner en primer plano la situación real de muchas personas y familias, en Cataluña y en España, que sufren las consecuencias de las políticas de derechas de Mas y Rajoy. Esta es una realidad que permite sumar fuerzas de los trabajadores y trabajadores catalanes y de todos los pueblos de España, en una lucha común en defensa de los intereses de la mayoría social trabajadora.

Personas que pasan hambre, que pierden su hogar, su casa, que malviven con trabajo precario, bajos salarios, que ya no perciben prestaciones sociales de ninguna clase. Políticas impuestas desde la represión y la ley mordaza, con más de 300 sindicalistas encausados por ejercer el derecho de huelga.

No queremos una constitución que con la reforma del art. 135 pactada PP y PSOE, con el respaldo de CiU, garantiza en primer lugar el pago de los interese de la deuda que los derechos sociales de la mayoría. Este año han sido 35.000 millones de € para el pago a la gran banca solo de los intereses de la deuda, con este dinero hemos propuesto la creación de un millón de empleos con salarios entre 800 y 1.200 €, de un año de duración, con un coste bruto de unos 15.000 mill. €.

Queremos una nueva la legislación laboral que suponga una mayor defensa y garantía de los derechos individuales y colectivos de la clase trabajadora, queremos recuperar la plena vigencia y fortaleza de la negociación colectiva. para todo ello se tienen que derogar de forma inmediata las reformas laborales del PP y del PSOE que son una losa sobre los derechos de la clase trabajadora. Queremos echar atrás las reformas de las pensiones.

Queremos que se persiga el fraude fiscal que en Cataluña representa cada año 16.000 mill. € y en España más de 80.000 mill. €, recursos suficientes para un plan de choque para crear empleo y un rescate para la situación de emergencia social en la que malviven cientos de miles de personas.

Vamos a seguir luchando por estos objetivos, siendo conscientes que para ello necesitamos consolidar un proyecto de unidad popular, unas formas organizativas lo más amplias y democráticas que sea posible y un proceso de movilización sostenida para construir la alternativa, para no quedarse en un simple cambio de apariencias sin modificaciones sustanciales, el objetivo que planteamos es configurar en lo inmediato un Bloque Constituyente que plantea una Propuesta de Nueva Sociedad desde la ruptura con el sistema, patriarcal, antisocial, autoritario que nos quieren impone como salida de la crisis.

Fuente: Partido Comunista de España / RedGlobe

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.