Miércoles, 18. Octubre 2017

Reacción de Izquierda Unida a la sentencia contra Cassandra. Screenshot: TwitterReacción de Izquierda Unida a la sentencia contra Cassandra. Screenshot: TwitterEl miércoles el tribunal español Audiencia Nacional, que se ocupa de los casos de terrorismo, condenó a Cassandra Vera (29) a un año de cárcel y siete de inhabilitación absoluta por un supuesto delito de humillación a las víctimas del terrorismo. La joven había realizado una serie de chistes en la red social Twitter en los que trataba de hacer gracias en torno al ajusticiamiento de la organización armada ETA, que el 20 de diciembre de 1973 colocaba un artefacto explosivo en el coche del almirante Luis Carrero Blanco, el que fuera presidente bajo la dictadura del fascista Francisco Franco. En uno de los chistes decía, por ejemplo: “Kissinger le regaló a Carrero Blanco un trozo de la luna, ETA le pagó el viaje a ella”.

Lo curioso es que se la condena por humillar a una supuesta víctima del terrorismo, cuando en realidad se trata del presidente del gobierno elegido por un dictador, y por tanto, de una persona que estaba ejerciendo un poder ilegítimo y violento sobre el resto del país. Es bien sabido que en España no se ha juzgado, por el contrario, a ninguno de los responsables de la sangrienta y brutal dictadura franquista, que mantuvo al país asfixiado durante al menos cuatro décadas, de acuerdo a la interpretación que los diferentes tribunales han hecho de la Ley de Amnistía promulgada en 1977. Esta falta de justicia es probablemente única en el mundo, ya que no solo no se han juzgado a los responsables, sino que la apología al fascismo es un delito que no existe y cientos de miles de asesinados permanecen aún en las cunetas sin haber sido exumados sus cuerpos. Por todo ello ha sido grande la indignación que la condena ha provocado en la opinión pública española.

El jefe de la tercera fuerza parlamentaria, Pablo Iglesias, acompañó a la mujer ante la prensa y pidió un “indulto inmediato” y su portavoz parlamentaria, Irene Montero, ha pedido la retirada del artículo 578 del código penal en el que se recoje el delito de enaltecimiento del terrorismo. En base a este codigo se ha acusado a numerosas personas de forma similar al caso actual de Cassandra Vera. La portavoz criticó la doble vara de medir de la justicia española, ya que en otros casos no se ha acusado de apología al terrorismo, como cuando el periodista Federico Jiménez Losantos dijo “si me cruzo con uno de Podemos le pego un tiro.”

La web CTXT, medio fundado por el ex-corresponsal del diario El País en París Miguel Mora, ha publicado un manifiesto en favor de la condenada, en el que declaran “Tuitear no es delito. El mal gusto no es delito. La sátira no es delito. El humor negro no es delito. La opinión no es delito. Basta de mordazas”. El manifiesto ha sido firmado por numerosas personalidades e intelectuales. Con la “mordaza” hacen referencia a la ley de orgánica de protección de la seguridad ciudadana aprobada en 2015 por el partido postfranquista PP, más conocida en dentro de las fronteras del país y fuera de ellas como “ley mordaza”.

Desde la aprobación de dicha ley, hemos asistido a una serie de procesos judiciales y condenas que resultan especialmente llamativas, teniendo en cuenta que prácticamente la única organización política armada que quedaba (ETA), anunció el cese de la violencia ya en 2011. La Audiencia Nacional acusó en 2015 del mismo delito al presentador del programa humorístico “Tuerka news” por la misma razón: supuesta humillación a las víctimas. En su caso el tribunal decidió archivar el caso, lo cual significa que no fue absuelto. También el concejal del ayuntamiento de Madrid Guillermo Zapata fue acusado de humillación a las víctimas de ETA. Aunque más tarde el tribunal le absolvió del delito, la imagen de su partido (Ahora Madrid) se vio afectada. También un grupo de teatro fue acusado de incitación al odio, archivándose también en su caso la investigación. No tuvo tanta suerte el cantante de Def Con Dos, César Strawberry, que sí resultó condenado, o el rapero Pablo Hasel.

Real time web analytics, Heat map tracking
Ähnliche Beiträge

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.