Sábado, 29. Abril 2017

Liberación de Berlín, 1945. Foto: ArchivoEl pasado 19 de diciembre, durante una reunión plenaria celebrada en Nueva York en el marco del 71º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, se aprobó por iniciativa de Rusia la resolución tradicional “Lucha contra la glorificación del nazismo, el neonazismo y otras prácticas que contribuyen a exacerbar las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia”. Además de Rusia, los coautores del documento son otros 55 Estados miembros de la ONU que representan todas las regiones del mundo. 136 países votaron a favor de la resolución, dos delegaciones (EEUU y Ucrania) se pronunciaron en contra, 49 países se abstuvieron. Anteriormente, en noviembre pasado, el texto del documento ya recibió el visto bueno de la Tercera Comisión del 71º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU.

La aprobación de esta resolución tiene una importancia especial en el año cuando se celebra el 70º aniversario de la finalización del trabajo del Tribunal Militar Internacional contra los principales criminales nazis y del pronunciamiento de la sentencia contra ellos que desempeñó un papel exclusivamente importante en el desarrollo progresivo del actual Derecho Internacional y vinculó jurídicamente la derrota definitifa del nazismo.

El documento condena los hechos de glorificación en varios países del movimiento nazi y a los antiguos miembros de la organización de las Waffen-SS, incluso mediante la inauguración de monumentos y placas conmemorativas, así como la celebración de las respectivas manifestaciones públicas. Se centra la atención en la inadmisibilidad de proclamar como héroes nacionales y héroes de los movimientos de liberación nacional a los que lucharon contra la coalición antihitleriana o cooperaron con los nazis. En vista de la “guerra” desatada en varios países contra monumentos conmemorativos a los soldados libertadores soviéticos, una importancia especial la tienen las disposiciones especiales del docuemnto que condenan los intentos contínuos de profanar o destruir los monumentos erigidos en honor de los que lucharon contra el nazismo en los años de la Segunda Guerra Mundial.

Se manifestó una preocupación por un aumento del número de mandatos que tienen los representantes de los partidos extremistas de corte racista o xenófobo en varios parlamentos nacionales y locales, así como los casos de manifestación del racismo durante la celebración de eventos deportivos.

Un amplio apoyo constante prestado a esta iniciativa por las delegaciones de Estados de todas las regiones del mundo, un creciente número de sus coautores ponen de relieve que la memoria sobre los acontecimientos trágicos de aquella guerra, los horrores que aportó el nazismo a la humanidad sigue siendo viva. Mientras, no todos comparten este enfoque. EEUU y Ucrania se pronunciaron en contra de la aprobación de este documento y las delegaciones de los países miembros de la UE y varias otras delegaciones se abstuvieron de votar.

Esperamos que la aprobación de este docuemnto dé una clara señal a los países donde maduró la necesidad de aplicar las medidas más decisivas para contrarrestar los intentos de tergiversar la historia, heroizar el nazismo y glorificar a los nazis y sus cómplices.

Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa / RedGlobe

Real time web analytics, Heat map tracking
Ähnliche Beiträge

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.