Jueves, 17. Agosto 2017

Reproducimos el discurso y las respuestas a las preguntas de los medios ofrecidas por el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, en el curso de una rueda de prensa conjunta al término de las negociaciones con el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, Moscú, 12 de abril de 2017:

Buenas tardes,

Hoy ha sido un día largo. Hemos celebrado las negociaciones con el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson. Acaba de celebrarse una reunión prolongada (más de dos horas) con el presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Las negociaciones han sido sustanciales y sinceras, hemos abordado toda la gama de asuntos clave para nuestras relaciones bilaterales y la cooperación en la arena internacional.

Hemos fijado que la etapa actual en nuestras relaciones y en la coyuntura internacional no es la más tranquila. Hay muchos problemas, incluidos los que dejó como minas de acción retardada la administración del ex presidente estadounidense, Barack Obama. Somos realistas y entendemos que hay que aplicar esfuerzos serios para superar tales barreras. Es un hecho que estamos dispuestos a aplicar tales esfuerzos si entendemos que nuestros colegas estadounidenses harán lo mismo. El presidente ruso, Vladímir Putin, ha confirmado hoy de nuevo que esta postura nuestra es consecuente.

Observamos intentos de obstaculizar nuestra cooperación y hasta agudizar la confrontación. Creemos que es un enfoque poco perspicaz, además que la historia ha demostrado que cuando Moscú y Washington cooperan no solo ganan nuestros pueblos, sino todo el mundo.

Hemos confirmado nuestra orientación común hacia una lucha intransigente contra el terrorismo internacional. Nuestros presidentes abordaron este tema en el curso de varias conversaciones telefónicas, incluida la conversación en la madrugada del 4 de abril, cuando Donald Trump llamó a Vladímir Putin para expresar sus condolencias con motivo del atentado terrorista perpetrado en el metro de San Petersburgo.

En el contexto de la lucha contra el terrorismo, hemos discutido, naturalmente, la situación en Siria. Hemos abordado, claro está, el incidente que sucedió después del uso de armas químicas que había tenido lugar el pasado 4 de abril en la provincia siria de Idlib: un ataque con misiles que asestó EEUU el 7 de abril contra una base aérea de Siria. Como saben ustedes, hemos manifestado en reiteradas ocasiones nuestras valoraciones al respecto. Hoy hemos hablado de que es necesario llevar a cabo una investigación minuciosa de este incidente que ya suscita muchas especulaciones.

Rusia se pronunció por centrar la atención de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) en la Haya en que tiene todas las capacidades de incentivar tal investigación. Centramos la atención en la carta oficial del Gobierno sirio dirigida a la ONU y la OPAQ con la solicitud de enviar de inmediato a un grupo de inspectores para llevar a cabo una investigación imparcial y objetiva de la situación en el lugar de incidentes en la provincia de Idlib y en la base aérea atacada. Hemos visto que nuestros colegas estadounidenses están dispuestos a apoyar esta investigación. Esperamos que las capacidades de la ONU y la OPAQ se usen de inmediato. En vista de eso, consideramos contraproducentes los intentos de aprobar en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución dedicada no tanto a la investigación del incidente como a la legitimación a priori de las acusaciones contra el Damasco oficial. Disponemos de otras pruebas. Repito que no intentamos imponerlas a alguien. Queremos que se lleve a cabo una investigación objetiva, imparcial y honesta.

Hemos abordado también la situación en las acciones de la Fuerza Aeroespacial de Rusia y la coalición encabezada por EEUU en el contexto del Memorando sobre la Prevención de Incidentes y Garantía de la Seguridad de los Vuelos Aéreos durante las Operaciones en Siria. Como saben ustedes, este documento fue suspendido por la parte rusa. Hoy el presidente de Rusia, Vladímir Putin, confirmó nuestra disposición de reanudar la vigencia de este documento si se confirma claramente el objetivo inicial de las acciones de la Fuerza Aérea de la coalición estadounidense y la Fuerza Aeroespacial de Rusia: la lucha contra el Estado Islámico, el Frente al Nusra y otras organizaciones terroristas asociadas con éstas.

Partimos de que la postura de Rusia y EEUU declarada en público que consiste en la ausencia de intentos de injerir en los asuntos internos de Siria u otros Estados sigue en vigor. Esperamos que los ejemplos de Irak, Libia y varios otros países sirvan como advertencia contra la repetición de nuevas tentativas similares en otros lugares, incluida la región de Oriente Próximo y el Norte de África. Destaco de nuevo que nuestro afán común de aniquilar y derrotar por completo al Estado Islámico y otros terroristas sigue en vigor, lo que se ha confirmado hoy en plena medida.

Además de la lucha contra el terrorismo en Siria y en toda la región, en general, compartimos el interés de alcanzar una solución política de la muy difícil crisis siria. En los últimos años, Rusia y EEUU han liderado los esfuerzos internacionales por buscar fórmulas de compromiso y por reunir a todas las partes en el conflicto sirio y los actores externos en la mesa de negociaciones bajo los auspicios de la ONU. Hoy acordamos continuar el diálogo bilateral para apoyar e impulsar el proceso multilateral. Valoramos mucho que, además de las negociaciones en Ginebra en las que Rusia participa plenamente junto con nuestros colegas estadounidenses, se celebran también las consultas sobre Siria en Astaná a las que nuestros socios estadounidenses asisten en calidad de observadores.

Además, Rusia y EEUU tienen muchas posibilidades de ayudar a la comunidad internacional a arreglar los conflictos en Yemen y Libia e intentar encontrar enfoques para sacar del punto muerto el arreglo palestino-israelí. Estoy seguro de que será útil continuar los contactos en estas direcciones.

Tenemos también tal tema como Afganistán. Como saben ustedes, durante los últimos dos años, usamos varios formatos dirigidos a formar un apoyo externo a los esfuerzos aplicados para restablecer la paz en Afganistán. Uno de tales intentos se emprenderá el próximo 14 de abril en Moscú. Está programada la celebración de una reunión del llamado formato de Moscú con la participación de Afganistán y sus vecinos, incluidos los países de Asia Central, a la que son invitados también los representantes estadounidenses. Esperamos que puedan participar en esta reunión en una u otra calidad.

Hemos abordado la crisis en Ucrania. Tenemos una postura común de que los acuerdos de Minsk de 2015 deben cumplirse. Hemos recordado que, durante la administración anterior de EEUU, se estableció un canal bilateral de consultas entre Moscú y Washington en adición al cuarteto de Normandía. Hemos visto el interés por parte de la administración actual (de EEUU) de continuar los contactos bilaterales sobre este tema para contribuir a encontrar vías prácticas del pleno cumplimiento de los acuerdos de Minsk. Alabaremos tales esfuerzos. Estamos dispuestos a esto.

Hemos abordado también la situación en la península de Corea que nos preocupa mucho a todos. Rusia y EEUU se pronuncian por observar de modo estricto las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU aprobadas en este ámbito. Hoy hemos discutido cómo encontrar posibilidades de salir de la espiral de confrontación y pasar a crear las condiciones para un proceso negociador y el arreglo del problema de la desnuclearización de la península de Corea a través de esfuerzos políticos y diplomáticos.

Hemos destacado asimismo que Rusia y EEUU tienen una responsabilidad especial por la situación en el ámbito de seguridad política y militar a nivel regional y global. Hemos confrontado las posturas en relación con el cumplimiento de tratados entre nuestros países sobre la estabilidad estratégica, la reducción de las armas que siguen en vigor. Hemos acordado superar una pausa que se estableció en estos procesos por causas objetivas, con motivo del cambio del equipo en la Casa Blanca. Esperamos que los contactos para observar el proceso de nuestra cooperación en el ámbito de estabilidad estratégica y control sobre las armas se restablezcan y sean prácticos, pragmáticos y orientados a un cumplimiento estricto de lo acordado.

Hemos mencionado el estado de nuestros vínculos económicos. Sentimos el interés del sector de negocios de las ambas partes en incrementar la cooperación y superar la tendencia negativa que se observa hoy en los volúmenes del intercambio comercial y de inversiones por causas objetivas y subjetivas. Por nuestra parte, hemos propuesto apoyar las iniciativas de los círculos de negocios de los ambos países para que sus contactos directos reciban apoyo por parte de Rusia y la administración de EEUU.

Hemos conseguido un acuerdo más. Hemos acordado elegir a los representantes especiales de nuestros ministerios: el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y el Departamento de Estado de EEUU para que estudien en detalle, sin emociones o agudizaciones artificiales, los irritantes acumulados en nuestras relaciones en los últimos años, ante todo, durante el gobierno de la administración de Barack Obama. Creo que si ambas partes manifiestan un enfoque pragmático hacia este trabajo aportará resultados y permitirá sanear nuestras relaciones.

Creo que todos entendemos cómo complicada es la situación actual en nuestras relaciones, en el mundo, que hay muchos los que quieren aprovechar las capacidades de actuales tecnologías de comunicación, en el espacio cibernético, en el mundo virtual, en general, que algunos abusan de las capacidades de las tecnologías actuales usándolas con impropios fines políticos. Creo que en EEUU y en Rusia hay mucha gente razonable capaz de discernir entre la cizaña y el trigo y guiarse por los intereses originales, no sesgados de nuestros pueblos, países y toda la comunidad internacional.

Así es mi sensación de las negociaciones celebradas. Con todos los problemas objetivos y artificialmente creados, hay muchas perspectivas para el trabajo conjunto. Rusia está abierta no sólo al diálogo con EEUU en varios ámbitos sino también a la actividad conjunta orientada a conseguir resultados en áreas que representan el interés para ambos países. Está claro que esperamos reciprocidad de EEUU. Estoy seguro de que la reunión de hoy, las horas que hemos pasado junto con Rex Tillerson a solas y con el presidente de Rusia no las hemos gastado en vano. Después de lo que hemos hecho hoy juntos, nos entendemos mejor. Espero que estos contactos continúen tanto entre nosotros directamente como entre los empleados de nuestros ministerios y de otros departamentos de la administración de EEUU y del Gobierno de Rusia.

Pregunta (dirigida a Rex Tillerson): Últimamente, hemos oído de Washington unas declaraciones no sólo contradictorias sino también agresivas. Me refiero a las palabras del presidente de EEUU, Donald Trump, quien llamó “animal” al presidente sirio, Bashar Asad, así como a las declaraciones del portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien comparó a Bashar Asad con Adolf Hitler, al señalar que Adolf Hitler no había usado armas químicas. ¿Cómo contribuyen estas declaraciones a los fines de la diplomacia? ¿Cuándo puede cambiar la retórica?

Serguéi Lavrov (agrega tras Rex Tillerson): Quisiera agregar un par de frases. Es evidente que es un tema (la investigación de incidentes relacionados con el uso de agresivos tóxicos en Siria) en que no coincidimos, porque Rusia insiste en llevar a cabo una investigación objetiva. En 2013, Rusia junto con EEUU incentivaron la destrucción de las armas químicas en Siria. En los plazos récord se prepararon los respectivos acuerdos en la OPAQ en la Haya y en el Consejo de Seguridad de la ONU. Hay informes de la OPAQ que registran el avance en el proceso de destrucción de todas las armas químicas declaradas. Registran también el problema que radica en que varios lugares donde se almacenaban las armas químicas estuvieron bajo control de los extremistas. Damasco y la Haya están en contacto permanente con todas las respectivas asperezas. Usamos nuestras relaciones con el Gobierno sirio para impulsarlo a colaborar plenamente en este ámbito. Consideramos que este trabajo debe finalizarse y lo llevaremos hasta el fin.

En lo que se refiere a la comprobación de la información sobre el uso de las armas químicas, existe la Misión de la OPAQ para encontrar pruebas del uso de las armas químicas en Siria y el Mecanismo Conjunto de la OPAQ y la ONU para investigar casos del uso de las armas químicas en Siria. Tenemos varias preguntas a estos organismos, porque todas las acusaciones contra el Gobierno sirio de usar las sustancias tóxicas se basan en los llamados testimonios de algunas organizaciones no gubernamentales ofrecidas a distancia. Ni siquiera voy a volver a centrar la atención en los llamados Cascos Blancos que se han desacreditado por completo, porque se probó muchas veces la falsificación de los datos por ellos.

En cuanto a los testimonios que hay en relación con el uso de las sustancias químicas en el territorio bajo el control de la oposición, el Gobierno sirio y los militares de Rusia que cumplen misiones en Siria han entregado en reiteradas ocasiones a la OPAQ las pruebas materiales, incluidas las muestras a investigar. No fueron “testimonios a distancia”, sino pruebas materiales. La investigación de estas pruebas materiales entregadas a la Haya se dilata mucho.

Repito que no tengo intenciones de acusar o defender a alguien. Insistimos en la investigación objetiva de lo sucedido el pasado 4 de abril. A propósito, como ya hubo casos similares en el pasado, todo eso coincidió “por suerte” con la convocación de una conferencia sobre Siria en Bruselas por iniciativa de la UE. Cuando en la antesala de la conferencia apareció la información sobre el uso de las armas químicas en la provincia de Idlib, muchos participantes de este evento empezaron a exigir enérgicamente y con insistencia que la conferencia convocada para abordar todos los problemas del arreglo sirio fuese dedicada a este tema. En vista de una gran atención a esto y una tensión enorme que se estableció en torno a este incidente en los medios de comunicación, en el sector político, en la comunidad internacional, estamos convencidos en la necesidad de llevar a cabo su investigación internacional independiente que sea imparcial y sin emociones. Es necesario enviar a un grupo internacional de expertos objetivos y profesionales al terreno donde supuestamente tuvo lugar el uso de las armas químicas y a la base aérea de donde, según afirman nuestros colegas estadounidenses, despegaron aviones con proyectiles llenos con las sustancias tóxicas. No hemos visto algunas confirmaciones de que fue así: ni en las cadenas de televisión ni en los testimonios de la gente que estuvo en la base aérea tras el despegue de aviones y su bombardeo no hubo índices algunos en base a los que se podría decir que allí se usaron armas químicas, en general.

Pido disculpas por un comentario tan largo, pero quiero destacar que estamos convencidos al 100% de que si nuestros colegas en la ONU y en la Haya eluden esta investigación, esto pondrá de relieve que no quieren establecer la verdad. Insistiremos en esto.

Pregunta (dirigida a ambos titulares): ¿De qué modo podría persuadir al Presidente sirio, Bashar Asad, a participar participar en la transición política? Las posturas de Rusia y de EEUU en relación con Ucrania y Siria difieren. ¿Considera haber esclarecido algunas cuestiones en el curso de las negociaciones de hoy?

Serguéi Lavrov (responde después de Rex Tillerson): Por mi parte, no estimo que a Rusia y EEUU los separe una distancia insuperable en muchos temas de la agenda internacional. Esto se refiere a Siria y Ucrania. En los discursos introductorios Rex Tillerson y yo hemos mencionado los acuerdos relativos no sólo a preservar, sino a intensificar los canales de diálogo sobre Siria y Ucrania.

Por lo que se refiere concretamente al problema de Siria, y concretamente, a Bashar Asad, hoy hemos discutido digresiones históricas, y Rex Tillerson ha dicho ser una persona nueva que prefiere no hurgar en la historia sino ocuparse de los asuntos pendientes. Pero si no sacamos enseñanzas del pasado, será difícil que prosperemos en el presente. Así está estructurado el mundo. He mencionado situaciones en que un grupo de Estados, ante todo, los de Occidente, miembros de la OTAN, estaban empeñados en destituir a uno u otro dictador, a uno u otro líder autoritario o totalitario. Para destituir al presidente de la antigua Yugoslavia, Slobodan Milosevic, la OTAN desató en 1999 la guerra en el centro de Europa, violando burdamente la Carta de la ONU, el Acta Final de la Conferencia de la OSCE en Helsinki. A propósito sea dicho, sometieron a bombardeos los estudios de TV, lo que constituye un crimen de guerra según todas las interpretaciones de las Convenciones de Ginebra, barrios residenciales. Bombas impactaron en la Embajada china, la Alianzas durante tres meses bombardeó puentes, trenes de pasajeros. Al fin y al cabo, cuando se agotaron los proyectiles y fueron destruidos todos los blancos que, aunque sea en términos convencionales, podrían haber sido catalogados entre los de doble uso, la cuestión fue sometida a examen del Consejo de Seguridad de la ONU.

Otro ejemplo es el otro dictador, Sadam Husein, ahorcado tras la invasión (en Iraq). Todos estamos al tanto de los motivos que se adujeron para argumentar la invasión. Después de aquellos sucesos, sólo Tony Blair se arrepintió al confesar públicamente que todos aquellos argumentos eran falsos. Todos ustedes saben perfectamente lo que pasa ahora en Iraq.

Luego, le tocó el turno a Muamar Gadafi. También se afirmaba que este dictador no tenía cabida en su país donde debía triunfar la democracia. También sabemos perfectamente la suerte que ha corrido Libia. La existencia de Libia como Estado está en entredicho. Nosotros junto con EEUU y otros socios (ayer, este tema lo abordaron el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, y el Presidente de Italia, Sergio Mattarella) procuramos reconstruir el Estado libio a través de la conciliación nacional, procuramos poner fin a la situación en que este país se ha convertido en un canal de inmigración ilegal, trata de esclavos, según han informado hoy a la opinión pública sus colegas periodistas.

Hablando de ejemplos no tan lejanos, cabe recordar Sudan cuyo presidente, Omar al Bashir, fue buscado por la Corte Internacional Criminal. Pasados unos años, la Administración de Barack Obama decidió que para arreglar el problema de Sudán, convendría dividir este país en dos partes. Así surgió Sudán del Sur. EEUU pidió enérgicamente que ayudáramos a obtener el consentimiento de Omar al Bashir, a quien EEUU quiere ver en la Corte Internacional Criminal, para que no se opusiera a la división de Sudán en dos Estados.

El Presidente Omar al Bashir cumplió con su palabra al comenzar a colaborar con la comunidad internacional. Sudán fue dividido en dos partes según el proyecto de la Administración de Barack Obama, pero ya el año pasado, Washington empezó a insistir en la introducción de sanciones contra su criatura, Sudán del Sur.

Así que los experimentos de este género, basados en la obsesión por destituir algún dictador, algún líder totalitario u autoritario, ya son harto conocidos. Sabemos demasiado bien cómo termina todo esto. No recuerdo ejemplos positivos cuando, después de derrocado el dictador, todo marchase como una seda. Les quedaría muy agradecido, si me trae a colación uno.

Por lo tanto, como ha recalcado reiteradamente el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, en Siria no apostamos por una persona concreta, sea el Presidente Asad o alguien otro, como ahora en Libia tratan ahora de apostar primero por Fayez al-Sarraj, luego por Jalifa Haftar. Abogamos por que entablen un diálogo y lleguen a un acuerdo. Lo mismo pasa en Siria. Todos los sirios, según reza la respectiva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, han de llegar a un acuerdo. La suerte de Siria, según está refrendado en esta resolución, han de determinarla los propios sirios, sin excepciones algunas. Lo fundamental es no retirar a uno u otro personaje del escenario político, sino llegar a un acuerdo sobre la futura arquitectura del Estado sirio, para que sea democrático, laico (en contra de lo cual se pronuncian los opositores del Comité Superior de Negociación), para que en este Estado todas las confesiones y etnias se sientan protegidas, justamente representadas en los órganos de poder. Puedo asegurarles que tan pronto este consenso sea conseguido, lo que ha de hacerse a través de la redacción de una nueva Constitución, la suerte de personas concretas se decidirá con mucho mayor eficacia y sin consecuencias trágicas para el Estado, el país y el pueblo.

Pregunta: ¿Han discutido en la reunión de hoy la supuesta intervención de Rusia en las elecciones presidenciales de EEUU? ¿Cuál es la diferencia entre el comportamiento de Rusia y EEUU en el ciberespacio? Los medios estadounidenses informan de que el programa nuclear de Irán fue perturbado por el virus Stuxnet, creado por EEUU. Hoy EEUU intenta parar con los mismos métodos, utilizando ciberarmas, el programa de desarrollo de misiles de la República Popular Democrática de Corea.

Serguéi Lavrov (responde después de Rex Tillerson): Estamos interesados en cooperación estrecha en el ámbito de lucha contra crímenes en el ciberspacio. Ya lo habrán oído, lo hemos declarado en varias ocasiones. Hace un año y medio, en octubre de 2015, viendo la preocupación del gabinete de Barack Obama por las actividades de los supuestos hackers rusos, a quienes empezaron a cazar por todo el mundo y llevar a EEUU, ilegalmente, sin cumplir con los procedimientos jurídicos existentes, acordados por Moscú y Washington, sometiéndoles a procesamiento, le propusimos al gabinete de Barack Obama coordinar nuestras actividades, establecer contactos entre las entidades competentes, crear un mecanismo bilateral para intercambiar en tiempo real la información sobre las personas que intenten violar las normas de derecho internacionales y nacional de Rusia y EEUU. Declaramos entonces ya que no estábamos interesados en que los ciudadanos de Rusia cometieran cibercrímenes. El gabinete de Barack Obama rechazó nuestra propuesta, dejándola sin respuesta. Y sólo a finales de su mandato, en noviembre del año pasado, de repente nos propusieron organizar una reunión. Naturalmente, nuestros colegas de entidades correspondientes se pusieron de acuerdo, pero a la última hora la administración de Barack Obama cambió de mente. Por lo visto, estaban demasiado ocupados intentando minar cuanto más las relaciones entre Rusia y EEUU antes de la llegada del nuevo gabinete.

Hoy hemos vuelto a hablar de que este asunto sigue siendo de interés para nosotros y permanece relevante. Hemos propuesto restablecer los contactos entre los portavoces del presidente de Rusia y el gabinete de EEUU y entre las entidades correspondientes. Por nuestra parte, no podemos sino aplaudir este tipo de contactos. Hemos sentido que esta vez nuestros esfuerzos brindarán un resultado como la creación de cierto canal.

Pregunta (dirigida a ambos titulares): Ustedes han dicho, que será creado un grupo o nombrado un representante especial para recuperación de las relaciones. ¿Se trata de la reconstitución de la Comisión Presidencial bilateral?

Serguéi Lavrov: No hemos tocado este tema. La Comisión Presidencial fue enterrada por el presidente Barack Obama. Espero que pueda ser recuperada en tal o cual formato. Sin embargo, tenemos previsto establecer unos canales para considerar los asuntos problemáticos de nuestras relaciones bilaterales, independientemente de la existencia de una estructura marco. Simplemente vamos a nombrar a gente para que haya quien analice tranquilamente dónde radican los problemas, por qué hay lugar a rencor entre nosotros, si existe o no la razón para ello en realidad. Verán, cómo podemos superar los problemas, en primer lugar, los creados artificialmente.

Pregunta: (dirigida a Serguéi Lavrov): En caso de que se aduzcan pruebas del empleo de armas químicas, ¿qué medidas emprendería Rusia? El presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, ha planteado la necesidad de presentar las pruebas. ¿Influiría esto de alguna manera en la destitución de Asad?

Serguéi Lavrov: El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, no ha amenazado hoy con sanciones (dicho con propiedad, no ha formulado ningunas amenazas). Hemos analizado francamente las cuestiones que figuraban en la agenda, incluidas aquellas que generan problemas, y tales cuestiones constituyen la mayoría.

Qué pasaría, si la investigación demuestre la implicación de los dirigentes sirios en los ataques químicos, es una pregunta más bien hipotética, a mi modo de ver. No queremos hacer cábalas, porque ya las han hecho aquellos quienes han instrumentado una campaña histérica sobre la necesidad de arrasar Siria mediante bombardeos, no dejando piedra sobre piedra en su suelo.

El Senado y la Cámara de Representantes de EEUU lanzan semejantes llamamientos tras los golpes que la parte estadounidense ha asestado contra el aeródromo sirio.

No queremos especular con asuntos de suma importancia, tales como el empleo de armas químicas, los intentos de justificar a alguien o simular ataques con empleo de agresivos tóxicos. Queremos establecer la verdad en plena consonancia con los principios que rigen las leyes estadounidenses y rusas, así como las de cualquier país normal. La presunción de inocencia ha de ser respetada. Si, como ya he dicho, a nuestra propuesta oficial sobre una investigación imparcial y no preconcebida, remitida hoy a La Haya, se le ponen trabas, sacaremos las conclusiones pertinentes respecto a los promotores de estas trabas.

Por lo que se refiere a las afirmaciones, exteriorizadas aquí y referentes a las supuestas pruebas irrefutables, en poder de la Administración de EEUU, sobre nuestra intromisión en la campaña electoral, me veo obligado a plantear una vez más que no hemos visto una sola prueba, ni siquiera un indicio de las pruebas. No sé quién las habrá visto. Nadie nos ha presentado nada ni ha dicho nada, aunque reiteradamente solicitamos aducir los datos en los que se basaban estas acusaciones descabelladas.

Hoy, ya lo he mencionado, estamos al tanto de que existe toda una legión de gente deseosa de socavar definitivamente nuestras relaciones para promover sus ambiciones en la política interna y, tal vez, en la exterior también. Se trata de juegos con unos designios y resultados infames. Preséntennos pruebas concretas, entonces podremos responder.

Pregunta (dirigida a ambos titulares): EEUU ha enviado al área de la Península de Corea el portaviones Carl Vinson con buques de escolta. ¿Se ha discutido este asunto durante las negociaciones y los posibles riesgos que este hecho implica para la región?

Serguéi Lavrov (responde después de Rex Tillerson): Puedo repetir que entre otros muchos temas hemos discutido la situación en Península de Corea y en torno a ésta. Según he entendido, pese a todos las matices, tal vez, sustanciales, se asiste a la aspiración común a arreglar este problema exclusivamente por métodos pacíficos y conseguir la desnuclearización de la Península de Corea por vía negociada. Los participantes de lo que antes se denominaba “proceso a seis bandas”. Nosotros y nuestros colegas chinos tenemos determinadas ideas. Hemos de unirnos en torno al deseo de resolver este problema exclusivamente con métodos pacíficos.

Pregunta: El Presidente de EEUU, Donald Trump, se ha referido al Presidente de la República Árabe de Siria, Bashar Asad, como a un “animal”. Ustedes siguen apoyando a este hombre. ¿Hasta cuándo Rusia arriesgará las vidas de sus militares y gastará dinero para defenderlo?

Serguéi Lavrov (responde después de Rex Tillerson): Sólo puedo reiterar que, lo mismo que en el caso de los así llamados “piratas informáticos rusos” y los incidentes químicos en Siria, quisiéramos, aparte de numerosas afirmaciones verbales, obtener algunos testimonios materiales. Hasta el momento, no disponemos de tales testimonios. Vuelvo a insistir que prestamos ayuda a Siria a solicitud del gobierno legítimo de este país miembro de la ONU, contra el que el Consejo de Seguridad no ha decretado ningunas sanciones. Estamos allí para combatir el terrorismo. Procuramos impedir que en Damasco campen por sus respetos el Estado Islámico y Jabhat al-Nusra. Si Ud. analiza los hechos, verá que en el último año y medio, la coalición amalgamada por la Administración de Barack Obama, en esencia, no cumplió las misiones, en aras de las cuales había sido cuales constituida. No combatió enérgica, eficaz e insistentemente el Estado Islámico y Jabhat al-Nusra, hasta que llegara a Siria la Fuerza Aeroespacial de Rusia. Aun después de ello, bajo la Administración de Barack Obama, la coalición encabezada por EEUU asestó golpes sólo contra algunas posiciones del Estado Islámico. Por lo que a Jabhat al-Nusra se refiere, siempre trataba con indulgencia a esta organización. Tenemos una fuerte sospecha que hasta ahora nadie ha podido disipar, de que a Jabhat al-Nusra la cuidan para en algún momento poner en marcha un plan B, intentado derrocar por vía violenta el régimen de Asad. Ya me he referido a las consecuencias que ello podría acarrear. Las hemos observado en Iraq y Libia. Confío de todas formas que se impondrán los criterios de la gente que saca las lecciones de la historia.

Desde luego, es imprescindible indagar los crímenes cometidos en Siria y castigar a los culpables. Como dijera no hace mucho mi colega estadounidense, cada cosa a su tiempo. Es preciso establecer las prioridades. Hace poco, Washington ha anunciado que la prioridad Nº 1 es el Estado Islámico. Según expresó el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, todos nosotros estamos en condiciones de desarticular el Estado Islámico, sin tocar el régimen de Asad. Lo mismo me decía el ex secretario de Estado de EEUU, John Kerry, añadiendo que la Administración de Barack Obama estaba convencida de que el Estado Islámico, los terroristas en Siria representaban una amenaza mucho más grave y seria que el régimen de Asad. En este ámbito nuestras posturas son afines. Es preciso discernir las evidentes amenazas comunes. Si es preciso combatir al Estado Islámico, si es posible derrotarlo sin derrocar al régimen, al derrocar al régimen, bien se perder ante el Estado Islámico. Rijámonos por un sano pragmatismo, pero no por las emociones.

Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa / RedGlobe

Real time web analytics, Heat map tracking
Ähnliche Beiträge

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.