20 | 06 | 2019

Con motivo del 12 de junio de 2019, Día Internacional contra el Trabajo Infantil, la FSM de parte de sus 97 millones de trabajadores en 130 países por todo el globo, una vez más denuncia la inhumana explotación de niños como barata y dócil mano de obra.

En un sistema económico, donde la supervivencia de las grandes empresas y la maximización de sus ganancias es su preocupación más importante, el trabajo infantil continua e incluso se intensifica. Mundialmente, 250 millones de niños de entre 5 y 14 años de edad trabajan, mientras que la mitad de estos niños trabajan en nocivas y peligrosas tareas, como en la agricultura y en fábricas.

Casi 75 millones de niños víctimas del trabajo infantil tienen entre 5-11 años y son empleados incluso en construcción y minería.

Parece que los gobiernos tanto de los países en vías de desarrollo como de los desarrollados, donde el trabajo infantil también está en aumento, olvidan de interesarse por la parte más sensible de las sociedades: los niños de la clase obrera y de los estratos populares que son el futuro y la esperanza de cada país y civilización.

Desde luego la verdad es que no se olvidan, sino son indiferentes por las consecuencias del trabajo infantil sobre la salud  y el desarrollo armonioso del niño, dado que deberían combatir la explotación, la pobreza y las guerras para que el problema se solucionara de verdad.

La pobreza se agrava, debido a las medidas de austeridad que siguieron la reciente crisis económica en países desarrollados, mientras que guerras están librándose en el marco de las rivalidades entre los grandes estados imperialistas para el control de los recursos naturales de los países. Guerras y pobreza son las causas principales de migrar y refugiarse, situación que coloca a los niños en una situación social de aún más alto riesgo.

Como movimiento mundial sindical de clase, la FSM organiza con compromiso inquebrantable nuestra lucha por la abolición del trabajo infantil y por la protección total de TODOS los derechos de los niños.

  • El derecho de los niños a alimentación adecuada y a atención sanitaria, mientras que los datos recientes son espantosos con 10.000 niños muriendo mundialmente a diario, por la carencia de comida y cuando la hambruna se responsabiliza por la mitad de los muertes infantiles en África.
  • Educación pública y obligatoria para todos los niños.
  • Recreo y acceso a actividades culturales que desarrollan la personalidad y los talentos de los niños.
  • Exigimos que se tomen de inmediato todas las medidas necesarias para la protección apropiada de los niños contra el trabajo infantil, al igual que por el cubrimiento de todas sus necesidades contemporáneas.

Fuente:

Federación Sindical Mundial

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.