Imprimir
Categoría: Argentina

La elección de las próximas autoridades se realiza el 27 de octubre y esa será la instancia definitoria. De cualquier manera el plebiscito de las Paso reconfigura el escenario, y el mismo tiene pinta de irreversible. El sopapo electoral de la realidad es también para los gobernantes que presiden estados vecinos. Como Chile o Brasil. Ambos manejados por estadistas que cultivan la geopolítica del seguidismo a EE.UU.

Hoy quien tiene que hacerse cargo de la catástrofe de otra megadevaluación es el gobierno de Macri, que lleva al país a una situación de extremo peligro.
La desregulación total del mercado cambiario, la apertura irrestricta para el ingreso y egreso de capitales financieros, el endeudamiento desaforado y la inmensa bicicleta con las Leliq, son los elementos de un combo devastador. Las bases de la economía macrista son las que provocan esta debacle.
El FMI, o sea EE.UU., entregó millones de dólares a una economía que ya no tenía suficientes divisas sólo por una decisión geopolítica de sostener a un gobierno de derecha para frenar el regreso al poder de una fuerza que sostiene una impronta progresista. Fracasaron en ese intento.

En el camino hacia octubre, como señalamos en las Propuestas Programáticas elaboradas por nuestro Partido, proponemos una reformulación completa del Poder Judicial, una política impositiva para que paguen más quienes más tienen y no sean castigados el salario y el consumo de primera necesidad; el establecimiento de organismos que regulen el comercio interior y exterior y el sector financiero. Consideramos que éstas, y algunas otras, son medidas imprescindibles para la estabilidad de un gobierno democrático, producto de la voluntad popular, que debieran ser adoptadas, con el pueblo en la calle y en las plazas, en los primeros meses de gobierno, cuando la representatividad y fortaleza política están en su máxima expresión.

Ello debe ir acompañado por una efectiva acción de desarticulación de los aparatos de represión y espionaje, hoy totalmente colonizados por aparatos de otros Estados. Y, por supuesto, desde el primer día, resolver la inmediata liberación de los presos políticos y sociales injustamente privados de libertad.

Estamos frente a una aguda emergencia social, colectiva, expresada a su vez en millones de dramas y tragedias personales y familiares, que reclaman un freno urgente y exigen que las luchas, protestas, tomas, paros y huelgas de los agrupamientos obreros y populares contra los ajustes neoliberales sean representados políticamente por una fuerza electoral que se proponga modificar la tendencia degradante de las condiciones de vida de las mayorías.

Estamos frente a una intensa y crucial batalla política. El bloque de poder dominante en la Argentina no es débil y está encabezado por el imperialismo, especialmente yanqui. Subestimar a las derechas locales y a cada uno de sus personajes ha sido y será siempre un grave error.

Hacemos un llamado al conjunto de nuestro pueblo, a la militancia popular y en especial a la del Partido y la Federación Juvenil Comunista a redoblar los esfuerzos para ayudar a que triunfela alternativa electoral del Frente de Todos con Alberto y Cristina encabezando, que pueda perfilar  un gobierno de raigambre popular, democrática, nacional y latinoamericanista.

Un frente sin exclusiones agrupado en torno a un grupo de propuestas comunes imprescindibles. El Partido Comunista se compromete con ese afán y, con su propia personalidad política e ideológica. En toda circunstancia, seguirá como dice nuestra consigna, luchando y creando poder popular

Fuente:

Nuestra Propuesta | Diario del Partido Comunista de la Argentina

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.