12 | 12 | 2019

Reproducimos un artículo de la página web farc-ep.net, manejada por la agrupación liderada por Iván Márquez y Jesús Santrich:

Condena y repudio al golpe de Estado fascista de EEUU, la OEA y la oligarquía contra el Presidente constitucional Evo Morales Ayma en la plurinacional Bolivia.

Enormemente digno, el jilata Evo Morales Ayma anunció su dimisión al cargo de Presidente de la República, para evitar que siga dejando víctimas la violencia opositora que ya ha saqueado e incendiado instalaciones públicas, viviendas de funcionarios y partidarios masistas (la de Evo incluida), y ha destrozado y quemado la simbólica bandera Wiphala.

El jilata ha dicho “Renunció para que Mesa y Camacho no sigan persiguiendo, secuestrando y maltratando a mis ministros, dirigentes sindicales y a sus familiares y para que no sigan perjudicando a comerciantes, profesionales, independientes y transportistas que tienen el derecho a trabajar…”.

Inmenso ser humano este aymara venido de las entrañas de los pueblos originarios, quien en los últimos 14 años mejoró todos los indicadores sociales y económicos de Bolivia favoreciendo a los más empobrecidos y marginados. Porque es indudable que el gobierno de Evo nacionalizó los hidrocarburos para sacar de la pobreza a 3 millones de bolivianos, que son el 30% de la población; con los recursos del común construyó 200 mil viviendas gratuitas para los más desamparados; elevó a niveles nunca antes vistos el empleo en todo el país, y logró que Bolivia tuviera el mayor índice de crecimiento económico del continente, imprimiendo equidad en la redistribución de la riqueza nacional y mejorando las condiciones de salud y educación; en este último campo, entre los logros resaltables, estableció un programa de transferencias condicionadas o Bono Juancito, para eliminar el trabajo infantil e incentivar el ingreso, permanencia y culminación de escolaridad en niños y niñas en zonas rurales y periferias urbanas.

Esto es lo que no les gusta a sus opositores racistas que con el auspicio gringo, junto a su pueblo más humilde ha sido la nueva víctima de un feroz golpe de Estado fascista, acompañado de violencia infame, pese a haberse abierto por el expresidente todos los canales de diálogo y solución, que tenían el compromiso de adelantar un nuevo proceso electoral aun cuando su triunfo, con el 46.86% de los sufragios, fue contundente; 10 puntos más que su contrincante Carlos Mesa y su camarilla pro yanqui. Pero el plan venía diseñado y en marcha desde antes de los comicios teniendo como epicentro instancias de alto nivel del gobierno yanqui, partiendo del Departamento de Estado y la Embajada de los Estados Unidos que son los fraguadores de la convulsión y la desestabilización social generada.

Hay una clara responsabilidad de Luis Carlos Mesa, del presidente del Comité pro Cívico de Santa Cruz Luis Fernando Camacho, de Gonzalo Sánchez de Lozada, de la Coordinadora Nacional Militar, de Waldo Albarracín y la CONADE, entre otros lacayos que atienden órdenes de Washington; pero sobre todo hay responsabilidad de Estados Unidos y de la OEA con su títere Almagro, quien en contraste, guarda silencio frente a la regresión y los asesinatos en Ecuador y Chile, y la guerra sucia en Colombia, cuyo gobierno se ha convertido en punta de lanza del imperio para la desestabilización del continente.

Esta maniobra intervencionista instrumentalizada mediante sectores empresariales de la oligarquía apátrida y fuerzas de ejército y policía del hermano país sudamericano que van por el litio, el plata, el estaño y las riquezas todas del país suramericano, traerá graves consecuencias para su democracia. Se está subestimando la capacidad de reacción de las gentes humildes que apoyan el
importante proceso de transformación y justicia social que en paz adelantaba la dirigencia del MAS y del movimiento social, porque el Evo no está solo.

Este es un momento que requiere de la solidaridad de los pueblos del mundo con nuestros hermanos, levantando la voz por el respeto a sus derechos a la vida y a la libertad, sobre todo cuando ya se está observando la terrible ola de persecución y represión que encabeza la extrema derecha contra la gente que se opone al golpe y contra el mismo Evo, a quien han amenazado con capturarlo.

Evo ha dimitido de la presidencia, “POR AHORA”, pero la lucha continúa, en unidad y con decoro, con la certeza de que todas y todos los hijos de Túpac Katari y de Bartolina Sisa que ahora son vejados por la jauría golpista, volverán hechos millones.

Las FARC-EP llaman al pueblo boliviano a movilizarse con toda su potencia moral
en defensa de sus conquistas y de su futuro sin tiranos neoliberales.

Desde las montañas insurgentes de Colombia, FARC-EP

Noviembre, 11 del 2019

Fuente:

Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.