Jueves, 15. Noviembre 2018

Este lunes (12), el sector técnico del Tribunal Superior Electoral (TSE) presentó un análisis preliminar de la prestación de cuentas de la campaña de Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), que reveló 17 indicios de irregularidades y 6 inconsistencias.

La campaña por la libertad del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), es uno de los puntos clave para la recuperación del Estado democrático de Derecho en Brasil, según João Pedro Stedile, uno de los coordinadores nacionales del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST).

Stedile estuvo en Curitiba este lunes (12) para una reunión del Comité Nacional Lula Libre, que está compuesto por los Frentes Brasil Popular y Pueblo Sin Miedo, además de diversos movimientos sociales y partidos políticos.

El Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba, comprometido con los principios solidarios y humanistas que durante 55 años han guiado la cooperación médica cubana, participa desde sus inicios en agosto de 2013 en el Programa Más Médicos para Brasil. La iniciativa de Dilma Rousseff, en ese momento presidenta de la República Federativa de Brasil, tenía el noble propósito de asegurar la atención médica a la mayor cantidad de la población brasileña, en correspondencia con el principio de cobertura sanitaria universal que promueve la Organi-zación Mundial de la Salud.

La presidente del PT habló sobre el triunfo del ultraderechista Bolsonaro, la designación del juez Moro como ministro de Justicia de Brasil y sobre el futuro del gigante suramericano. Hoffmann aseguró que “el juicio a Lula tiene que ser anulado. Lula debe tener el derecho a juicio justo” y remarcó que este es “el peor momento” de la democracia brasilera.

Por Héctor Bernardo.

En 2016 Brasil sufrió un golpe parlamentario que puso fin al gobierno de Dilma Rousseff e instaló como presidente de facto a Michel Temer, denunciado por WikiLeaks como uno de los informantes del servicio de la Embajada de Estados Unidos.

La reforma laboral del gobierno golpista de Temer (Movimiento Democrático Brasileño), que alteró más de 200 puntos en la Consolidación de Leyes Laborales (CLT por sus siglas en portugués) -conjunto de leyes que protegía los derechos de los trabajadores - cumplió un año este domingo (11).

A lo largo de este período, las previsiones catastróficas de los especialistas fueron confirmadas y la reforma, que quitó derechos fundamentales a las y los brasileños, sólo sirvió para agravar la crisis de empleo e ingresos. Actualmente, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), 12,5 millones de personas están desempleadas en Brasil.

El próximo miércoles (7), comienza el trabajo del equipo de transición del que será el próximo gobierno de Brasil, bajo el mando del diputado de Rio Grande do Sul, Onyx Lorenzoni (Partido Demócratas), en Brasilia. La promesa de renovación, sin la participación de políticos de la "vieja escuela", y la búsqueda por la soberanía nacional parecen ideales distantes del equipo que tomará posesión en enero.

Pasadas las elecciones presidenciales, la agenda del Congreso Nacional volvió a la normalidad trayendo en su equipaje una serie de propuestas conservadoras. Entre los temas destacados, están el Proyecto de Ley del Senado (PLS) 272/2016, que detalla las conductas criminales clasificadas como terrorismo y que puede llevar a la criminalización formal de los movimientos populares.

Se instauró el último jueves (1º) una investigación en el ámbito de la Policía Federal para averiguar indicios relacionados a una supuesta organización criminal que estaría actuando para impedir la aclaración del asesinato de la concejala Marielle Franco y de su conductor Anderson Gomes.

El juez Moro aceptó ser Ministro de Justicia de Bolsonaro y queda a un paso de ser magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. Creador del Lava Jato, Moro es el primer juez transnacional de América Latina capaz de ciudadanizar la "lucha contra la corrupción".

Aunque el hecho escandalizó hasta a los editores de The Economist, que gracias a su nombramiento calificaron de acto político al encarcelamiento de Lula, el hecho no sorprende a nadie por la evidente parcialidad de Moro en el último tiempo.

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.