Viernes, 21. Septiembre 2018
Hace unas semanas luego de realizar la inscripción de nuestra lista para la Cámara de Representantes por Bogotá por la FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN - FARC anuncié que una de nuestras propuestas para los Bogotanos y Bogotanas consiste en que el tiempo que la gente gasta en el transporte sea contado como parte de la jornada laboral, de inmediato recibí mensajes de muchas personas con curiosidad por la propuesta, también recibí mensajes de empresarios inquietos por el costo que tendrían que pagar por la ineficiencia de nuestro transporte público, he recibido criticas pero también sugerencias.

 

A todas las personas que han entrado en contacto con nosotros muchas gracias, estamos convencidos de la necesidad de una política dialogante y más cercana a la gente, aquí está la primera parte de la respuesta a todas esas inquietudes.

Recientemente Moovit (Aplicación que ofrece información del transporte público a través de mapeo y navegación GPS en diferentes tipos de transporte) publicó el Reporte de Uso Global de Transporte Público, este informe es el primer análisis significativo de Big Data gracias a los datos de sus más de 50 millones de usuarios en todo el mundo, además el informe presenta el análisis de decenas de millones de solicitudes de información a través de la aplicación en las ciudades más importantes del planeta, lo cual representa un esfuerzo sin precedentes para medir las tendencias globales de movilidad. El reporte presenta entre otros datos, el tiempo total de viaje diario de los usuarios en las principales ciudades de Latinoamérica, el resultado deja en la peor ubicación a Bogotá con 97 minutos de duración promedio de un viaje de origen a destino en un día laborable.

De otra parte el reporte indica que Bogotá es la ciudad de Latinoamérica en la que mayor parte de los ciudadanos deben viajar más de 2 horas para llegar a sus puestos de trabajo, por arriba de ciudades como Ciudad de México o San Pablo.

Estas cifras sumadas a la percepción cotidiana muestran la gravedad del problema que enfrentamos, así que adoptar medidas urgentes es una necesidad; sin embargo, nos encontramos con políticas como las que Enrique Peñalosa viene adoptando, por ejemplo su modelo de Metro no solo desconoce los estudios adelantados para el trazado subterráneo, el Metro de Peñalosa es más corte, con menos estaciones y seguramente más costoso, en el mejor de los casos terminará siendo trencito alimentador o peor, como algunos venimos anunciando terminará siendo un Transmilenio de segundo nivel.

Peñalosa viene adoptando medidas para la consolidación de un modelo de movilidad cuya columna vertebral es Transmilenio, más troncales y más diesel quemado y arrojado al aire de nuestra ciudad. Medidas que al contrario de solucionar, terminarán agravando dicho problema en nuestra ciudad. La movilidad es mucho más que transporte, impacta todos los aspectos de la vida y la ciudad, la movilidad afecta la calidad de vida de millones de personas que diariamente pierden su tiempo en el transporte, de miles de familias que ven restringido su tiempo para compartir o simplemente para descansar, de esa manera la movilidad también afecta la productividad de la ciudad y los costos para los empresarios.

En 2014 FENALCO a través de su Área de Investigaciones Económicas, realizó una encuesta a empleados y empleadores afiliados al gremio, identificando y dando a conocer los aspectos más relevantes que impactan la productividad laboral, el informe llamado “La productividad de la ciudad, en semáforo en rojo”, el informe muestra como la movilidad está afectando la productividad de Bogotá señalando lo siguiente:

“Aunque se presenten ciertos inconvenientes a la hora de llegar al lugar de trabajo, el 36% de las personas manifiestan llegar cumplidos a su jornada laboral, el 64% confiesan llegar tarde al menos una vez a la semana, cifras preocupantes para los comerciantes ya que dichos retrasos generan costos (lucro cesante) debido a que los empleados no se encuentran en el ejercicio de sus labores, afectando la eficiencia y eficacia en el desempeño de las funciones de cada uno. Desde el punto de vista de los empresarios, el 15% de sus empleados llega tarde a trabajar diariamente. El 84% de las personas se retrasan entre 15 y 30 minutos, el 2% entre 30 y 45 minutos”.

El informe manifiesta que el 77% de los trabajadores indica que los motivos por los cuales se presentan retrasos a la hora de cumplir con el horario de trabajo se relacionan con los inconvenientes de movilidad que actualmente aquejan a la ciudad. Hoy trabajadores, trabajadoras, empresarios y el estado mismo estamos pagando con tiempo, con pérdida de ingresos, de oportunidades y con millones de pesos la ineficiencia de nuestro sistema de transporte, por ello la tarea obvia y obligatoria es trabajar para mejorar la movilidad de nuestra ciudad, sin embargo es necesario adoptar otras medidas urgentes para evitar el colapso de Bogotá, dichas medidas van desde el Ordenamiento Territorial, flexibilidad en el horario de trabajo, establecer diferentes turnos laborales y el uso de las TICs para promover el teletrabajo en el ejercicio de labores para las cuales no es indispensable permanecer en el puesto de trabajo.

En ese marco se circunscribe nuestra propuesta de contar el tiempo gastado en el transporte público como parte de la jornada laboral, para ello requerimos reformas en la normatividad existente, normas que permitan a quienes trabajan mejorar su calidad de vida, y a la ciudad y los empresarios mejorar la productividad, un marco jurídico capaz de contribuir a introducir estas medidas en el contrato laboral, para ello vamos al Congreso de la República, a trabajar por Bogotá y sus habitantes, para trabajar por la gente del común y sus problemas.

Andrés Camacho M.

Candidato a la Cámara de Representantes por Bogotá - FARC

@andrescamachomp


URL Corto: goo.gl/Wihf9j

Fuente:

FARC

Real time web analytics, Heat map tracking

on air

RedGlobe Links

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.