Mañana 21 de noviembre se inicia en Colombia el Paro Nacional, convocado por diversos sectores sociales que se manifiestan en contra de políticas del gobierno nacional, la falta de avances en la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc-Ep, la situación de violencia en los territorios, que afecta a comunidades indígenas y rurales, la falta de garantías para líderes y lideresas sociales y excombatientes, y la corrupción.

Organizaciones y movimientos sociales alertan del riesgo del uso excesivo de la fuerza por parte de miembros de la fuerza pública durante las manifestaciones, de las detenciones masivas y generalizadas de personas que ejercen su derecho a manifestarse y la estigmatización de los sectores convocantes al paro por parte de miembros del partido de gobierno, lo que pone en peligro a los líderes y las lideresas sociales. Recordemos que entre enero y septiembre de 2019 ha habido más de 100 asesinatos de personas defensoras de derechos humanos, y solo en octubre 11 líderes y lideresas indígenas han sido asesinadas.

El Gobierno de Colombia está adoptando una posición contraria al respeto a la libertad de expresión y manifestación, militarizando Colombia, lanzando una sucia campaña de intimidación y coacción para disuadir a la ciudadanía de la participación en la movilización. Desde el día 19 de noviembre han comenzado los allanamientos de sedes de organizaciones sociales convocantes de la movilización y las detenciones. Colombia ha acordado un cierre de fronteras para el día 21, lo que hace tener la imposición de facto de un estado de excepción impropio de un país que se dice democrático. Ayer mismo se realizaron 19 allanamientos en Bogotá, 8 en Cali y 4 en Medellín en las viviendas de líderes de la protesta, así como en la sede del sindicato de profesores, y se produjo la detención de 6 promotores de la protesta en las inmediaciones de un colegio de secundaria en la madrugada de hoy día 20 de noviembre.

Ante las actuaciones coactivas y violencia cometidos contra sectores sociales convocantes de las movilizaciones del día 21 de noviembre por parte de las autoridades, la estigmatización y criminalización de la protesta social y la militarización de los territorios en el marco de protestas y movilizaciones sociales, el GUE/NGL solicitamos a la UE estar vigilante en el Paro Nacional del 21 de noviembre por el riesgo de que continúe la brutal represión y violencia sobre el pueblo colombiano.

Fuente:

GUE-NGL – European United Left / Nordic Green Left