Domingo, 24. Septiembre 2017

Momento histórico: Juan Manuel Santos, Raúl Castro y Comandante Timochenko en La Habana. Screenshot: CubavisiónLas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno colombiano firmaron este miércoles un acuerdo de justicia y víctimas en La Habana, Cuba, en el marco de las mesas de negociación para el proceso de paz. El documento completo se puede leer aquí.

Tras un día cargado de expectativa y rumores, el máximo líder de la guerrilla y la cabeza del Ejecutivo de Colombia se reunieron por primera vez en La Habana - nunca se habían visto anteriormente - y tras un encuentro privado, encabezaron un acto en el que asistieron también el presidente de Cuba, Raúl Castro, y delegados de los países garantes y acompañantes del proceso de paz, Noruega y Cuba, y Venezuela y Chile.

Santos viajó a La Habana por primera vez desde que se inició el proceso el 19 de noviembre del 2012, para reunirse con los negociadores de paz, y lo adelantó esta mañana cuando en su cuenta de Twitter anunció que de camino a Nueva York, donde asistirá a la Asamblea General de la ONU, haría escala en La Habana para una »reunión clave con negociadores con el fin de acelerar el fin del conflicto«.

Poco después, fuentes de la guerrilla confirmaron que ya se encontraba por la tarde en la capital cubana alias Timochenko, el máximo jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), para participar en el anuncio del acuerdo junto con Santos. »Llegó la paz. A La Habana arribó Timoleón Jiménez. Estamos comprometidos con la paz«, escribió hoy en Twitter la delegación de las FARC en La Habana, minutos antes de iniciar el anuncio.

Tras la firma del punto sobre justicia y víctimas, el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, indicó que en seis meses, el 23 de marzo de 2016, se firmará el acuerdo final de paz en Colombia. »Hemos acordado que a mas tardar en seis meses puede concluir esta negociación del acuerdo final. Faltan unos puntos difíciles, pero ya estamos finalizando una guerra de 60 años; la única y más largas en nuestro continente«, informó Santos.

»Quiero reconocer y valorar el paso que hoy han dado las FARC-EP, hoy avanzamos en una misma dirección y en la más noble que es el de la paz. Hoy estamos asegurando que no hayan mas víctimas y que acabe el conflicto armado de Colombia.« También indicó que se acordó »que las FARC dejarán las armas a los 60 días del acuerdo final«.

El Estado de Colombia otorgará la amnistía »más amplia posible« para los delitos políticos, pero dejará fuera de esa medida los crímenes que la legislación nacional tipifique como de lesa humanidad, genocidio o graves crímenes de guerra, según el acuerdo alcanzado por el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En cuanto al punto de justicia y víctimas, Santos indicó que se trata de »un logro mayor« y que »la jurisdicción de la paz para los crímenes más graves no quedarán en impunidad«.

De acuerdo con el anuncio, leído por los delegados garantes de Cuba, Rodolfo Benítez, y de Noruega, Dag Nylander, se creará una jurisdicción especial para la paz, que contará con salas de justicia y con un Tribunal Especial que estarán integrados especialmente por magistrados colombianos y, en participación minoritaria, juristas extranjeros. La función de estos dos mecanismos será, según el acuerdo, »acabar con la impunidad, obtener verdad, contribuir a la reparación de las víctimas y juzgar e imponer sanciones a los responsables de los graves delitos cometidos durante el conflicto armado, particularmente los más graves y representativos, garantizando la no repetición«.

La jurisdicción especial para la paz tendrá competencia para juzgar no sólo a los miembros de la guerrilla sino a todos los agentes del Estado por los delitos cometidos en el contexto de la guerra y contempla dos tipos de procedimientos, uno para quienes reconocen verdad y responsabilidad y otro para quienes no lo hacen o lo hacen tardíamente, señala el texto. Para quienes reconozcan delitos de lesa humanidad se establecen penas que van desde los 5 a los 8 años, de restricción efectiva de libertad en condiciones ordinarias. Quienes no reconozcan la responsabilidad en delitos graves y resulten culpables tras las investigaciones debidas incurrirán en una pena de prisión de hasta 20 años en condiciones ordinarias.

El jefe de Estado colombiano agradeció a »Raúl Castro y Cuba por su hospitalidad y compromiso con la paz de Colombia; al Gobierno de Noruega, que como país garante ha sido fundamental. Venezuela y Chile que han  servido como países acompañantes«.

El gobierno y las FARC ya han llegado a acuerdos en temas como el desarrollo agrario, la participación en política de los guerrilleros que se desmovilicen y la lucha conjunta contra el narcotráfico. El último punto del proceso de paz implica un acuerdo entre las partes para definir el mecanismo que se usará para que los acuerdos sean refrendados. El gobierno ha insistido en los últimos meses en un referéndum, mientras que al comienzo del proceso las FARC plantearon una asamblea nacional constituyente.

Fuentes: Télam, Portal ALBA / RedGlobe

Real time web analytics, Heat map tracking
Ähnliche Beiträge

on air

RedGlobe Links

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.