28 | 03 | 2020

El crimen sigue intratable en el país y aumenta la inseguridad en los hondureños, encerrados y desesperados a causa de la emergencia nacional por el Covid-19. La autoridad impuso toque de queda absoluto y mando a las calles a las fuerzas de seguridad; no obstante, no se ha logrado detener la violencia. De acuerdo con el Sistema Estadístico Policial (Sepol), 113 hondureños han sido asesinados en los últimos 15 días.

La cifra anterior ha sido registrada en el periodo comprendido entre el 9 y 24 de marzo, que en comparación a ese mismo lapso del 2019, apenas muestra una reducción de 20 homicidios.

Lo anterior, extraña si se toma en cuenta la alta presencia de las fuerzas de seguridad en las calles por los operativos contra el coronavirus. Además, desde el pasado 16 de marzo, el Gobierno de Honduras ordenó “toque de queda absoluto” como una medida para evitar la propagación de la pandemia, limitando libre circulación de civiles.

Sólo casos especiales han tenido libre tránsito como algunos funcionarios del Sistema de Emergencias, personal de la salud, periodistas, repartidores de alimentos y productos farmacéuticos.

Sin embargo, el crimen sigue operando a jornada completa, burlando el toque de queda y a las fuerzas de seguridad que en los últimos diez días se han enfocado en arrestar a cada persona que no respete el toque de queda.

Incluso, durante la cuarentena por el Covid-19, se han registrado tres masacres en el periodo del 9 al 14 de marzo, sumando en total 30 crímenes múltiples según el conteo del Observatorio del Crimen de EL LIBERTADOR (OCEL), organismo que incluye los asesinatos dobles en función de medir la magnitud de la violencia.

Fuente:

El Libertador

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.