Sábado, 15. Diciembre 2018

Bien puede asegurarse que en el Perú ocurren las cosas más sorprendentes. Una de las últimas, acaba de despertar sospechas en un antiguo amigo mío que me remitió un sugerente mensaje por Internet. “Me pregunto -dijo sin salir de su asombro- ¿qué revolucionario tomaría obreros como rehenes para pedir rescate a la empresa? Lo mas lógico seria tomar como rehenes a los empresarios o altos funcionarios. Es evidente que es una maniobra distractiva cuidadosamente planeada y con conocimiento de la empresa para que el supuesto dinero del rescate o ganancia malhabida, salga subrepticiamente”.

Marcha de la CGTPEn conferencia de prensa desarrollada en la sede de la Confederación General de Trabajadores del Perú - CGTP, el Secretario General, Mario Huamán, manifestó que el segundo gabinete de Ollanta Humala ha dejado de ser de concertación y ha sufrido un viraje a la derecha con rasgos autoritarios.

El Partido Comunista Peruano en una marcha, 30 de noviembre de 2011El Partido Comunista Peruano (PCP) expresa su total desacuerdo con el estado de emergencia decretado por el Gobierno del Presidente Ollanta Humala  frente a la justas reclamaciones del pueblo de Cajamarca y sus organizaciones por constituir una medida  excesiva que allana toda forma de diálogo social, pero igualmente rechazamos la posición  intransigente de algunos sectores que pretenden hacerle el juego a la derecha política, a las transnacionales y a la oligarquía minera que mediante sus medios de comunicación reclaman acallar las justas protestas de los trabajadores y el pueblo a sangre y fuego.

El PCP, exhorta al gobierno del Presidente Ollanta Humala, para que, por el bien del país, rectifique su posición frente a la lucha que libra el pueblo de Cajamarca para que se revise el proyecto minero Conga y respetando sus compromisos, busque por la vía del dialogo y el entendimiento una solución equilibrada, que armonice los intereses de los pueblos de esa región con los del país.

Aún no ha concluido el conflicto social que se originara en Cajamarca debido al proyecto minerO “La Conga”, alentado por el consorcio Yanacocha; pero arroja ciertamente algunas lecciones en torno a las cuales vale la pena reflexionar. Veamos.

Lo primero que hay que decir es que hoy los conflictos sociales ocurren en el Perú en un marco distinto. Bajo el fujimorato se expresaban de manera soterrada como consecuencia del clima de intimidación impuesto por las autoridades de entonces. Con Toledo, asomaban como un aliento vigoroso, aunque disperso y confuso. Con García, derivaban en agudas tensiones que costaban sangre y muerte. Hoy, aparecen más maduros y organizados y, sobre todo, culminan con notables avances para el país y la ciudadanía.

Huelga General en CajamarcaEs trágico, desde 1990 el pueblo peruano ha votado en las elecciones a favor de candidatos que tenían un discurso de izquierda y contra el modelo neoliberal.

Dos acontecimientos ocurrieron en el Perú en la semana que termina: la movilización popular del pasado miércoles, y la estrepitosa derrota de la oposición que fracasó en su intento de quebrar a la ministra de la mujer, Aída García Naranjo. A sacar lecciones de ambos hechos.

Alrededor de medio millón de personas se movilizó el miércoles 12 de octubre por calles y avenidas de la capital peruana y 18 regiones del interior del país, con el propósito de respaldar al proceso iniciado en el país con la asunción del mando del Presidente Ollanta Humala Tasso.

El presidente del Congreso, Daniel Abugattás, informó hoy que el debate y aprobación de la ley de consulta previa será prioritario en la actual legislatura, y ratificó el compromiso del Parlamento de llevar adelante iniciativas que garanticen el respeto a los derechos humanos.

Esa norma, que establece el diálogo y la consulta con las comunidades nativas antes de realizar actividades extractivas en sus territorios, quedó pendiente de votación parlamentaria durante el gobierno anterior.

Quizá nunca como ahora cobren vigencia plena para los peruanos las palabras que pronunciara El Libertador Simón Bolívar la mañana del 15 de febrero de 1819 ante el Congreso de Angostura, seis meses antes de la decisiva batalla de Boyacá  que abriera la puerta a la Independencia de Colombia. “Moral y Luces son nuestras primeras necesidades”, dijo el Padre de Nuestra América aludiendo a los requerimientos esenciales de nuestras naciones en los más duros años de la lucha emancipadora, hace dos siglos.

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.