28 | 03 | 2020

Activistas de la solidaridad con Venezuela en Madrid y de partidos políticos de izquierda del Estado español expresaron su enérgico repudio a la visita del autoproclamado Juan Guaidó, quien cierra en la capital española una gira por Europa en donde ha pedido más bloqueo y medidas coercitivas contra el pueblo venezolano, siguiendo el plan intervencionista y de asedio feroz del gobierno de Estados Unidos.

La protesta se realizó frente a la sede principal del Ministerio de Exteriores de España, convocada por el Movimiento de Solidaridad con Venezuela en Madrid, contando con la presencia de dirigentes del Partido Comunista de España, Izquierda Unida, Partido Comunista de los Pueblos de España, así como  de ciudadanos latinoamericanos que se sumaron a este acto de condena a la llegada del opositor venezolano, quien por primera vez visita la nación ibérica, pese a no haber recibido ninguna invitación oficial como diputado, único cargo de elección popular que tiene.

El propósito de esta concentración, aseguró Araceli Escudero, integrante de la Plataforma de Solidaridad con Venezuela en Madrid, “es dejar muy claro que sabemos lo que está detrás de la gira de este fascista, que lo que ha hecho es causarle dolor a su propio pueblo. Es un golpista, un corrupto que se ha robado la supuesta ayuda humanitaria y ha colaborado con Estados Unidos para saquear el petróleo de Venezuela. Ha venido a Europa a terminar de vender su alma al diablo, a ofrecer su país a cambio de que lo monten en el poder, sin importar al precio que sea.  Es una vergüenza para cualquier democracia que este farsante ande por el mundo hablando como autoridad cuando en su país no es nadie y cada vez tiene menos seguidores, y muchos de sus propios acólitos le han denunciado con pruebas de corrupción. Es un cómplice del asedio inclemente que ejerce el imperio hacia su propia nación”.

Con pancartas y consignas, los manifestantes denunciaron el carácter fascista, golpista y terrorista de Guaidó, al tiempo que reclamaron que sea enjuiciado por los casos de corrupción y por ser una pieza clave en el saqueo y el intervencionismo de Estados Unidos en Venezuela y la región latinoamericana.

Rechazo general

Willy Meyer, ex diputado del Parlamento Europeo y dirigente del Partido Comunista de España e Izquierda Unida, expresó que la concentración tuvo como finalidad “mostrar la indignación del pueblo español ante la presencia de un individuo que intenta ser reconocido cuando es una persona que no tiene ningún reconocimiento del pueblo de Venezuela”. Añadió que “en cualquier país de Europa si alguien se hubiera autoproclamado como lo hizo Guaidó, habría sido detenido inmediatamente”.

“Estamos ante un personaje apoyado por Estados Unidos para intentar que la oligarquía venezolana que gobernó durante tantos años, vuelva a imperar frente a la verdadera voluntad del pueblo venezolano”, indicó.

Así mismo, consideró que el gobierno de España ha dado una muestra inteligente al no recibirlo el presidente de Gobierno, sino la Ministra de Asuntos Exteriores que ni siquiera lo ha hecho en la sede del Ministerio sino fuera.

También entre los manifestantes se encontraba Carolus Winmmer, diputado del Partido Comunista de Venezuela, quien estaba cumpliendo una agenda política en Europa.

“En mis encuentros en Europa y en España, he encontrado un apoyo contundente de las fuerzas sociales, intelectuales, sindicatos y organizaciones de solidaridad de otros países, para enfrentar un plan del bloque de la derecha europea de elevar a ese fantasma del supuesto presidente autoproclamado, a nivel de jefe de Estado. Hay un rechazo general a esta situación y hay claridad también en cuanto a lo ilegítima que es su presencia en España”.

Por su parte Víctor Lucas, director de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de los Pueblos de España, aseguró que esta organización política censura la visita “del autoproclamado Guaidó, así como la cobertura mediática y el apoyo logístico que le han dado los partidos de corte fascista. Evidentemente es un títere de EEUU, que está sirviendo a los intereses exclusivamente del imperialismo y que pone en evidencia la situación del pueblo bolivariano, que sufre las sanciones que él mismo ha solicitado”.

Calificó al diputado opositor como “un antipatriota que se ha robado los fondos que el imperialismo ha destinado a sus planes de desestabilización y un terrorista que atenta contra los intereses de Venezuela. Denunciamos abiertamente esta impostura de este payaso y títere que el imperialismo ha pretendido imponer”.

Al finalizar el acto, los manifestantes leyeron un comunicado, suscrito por el Movimiento de Solidaridad con Venezuela en Madrid, cuyo texto copiamos a continuación:

¡Ninguna complicidad con las agresiones coloniales contra Venezuela!

Las organizaciones abajo firmantes rechazamos con absoluta firmeza la visita a nuestro país de un personaje tan indeseable política y moralmente como Juan Guaidó. Se trata de un títere político de fabricación norteamericana cuya  finalidad es derrocar la Revolución Bolivariana de Venezuela y retrotraer el país al pasado de estatuto de protectorado colonial petrolero de los Estados Unidos.

Tras estudiar en universidades de élite norteamericanas, con la ayuda de ONGs financiadas por agencias de Estados Unidos, Juan Guaidó entró en política en el partido venezolano de ultraderecha Voluntad Popular, en cuyas filas fue electo diputado a la Asamblea Nacional.

Conculcando la Constitución venezolana, en enero de 2019 se autoproclamó presidente encargado del país con el único fin de promover elecciones “presuntamente” libres en el periodo de un mes, fin que no pudo conseguir al no tener ningún apoyo entre el pueblo de Venezuela. Sin embargo, fue reconocido como presidente venezolano por el gobierno de Estados Unidos y sus aliados, dejando al desnudo su carácter de operador político de patrocinio yanqui para desestabilizar a la República Bolivariana y derrocar a su gobierno y presidente legítimo, Nicolás Maduro Moros.

En febrero protagonizó un intento de invasión de su país desde Cúcuta, Colombia, que también terminó en estrepitoso fracaso; la excusa era llevar ayuda humanitaria, operación avalada por los marines yanquis, pero sin respaldo de ninguna instancia internacional. Tras haber asumido la complicidad en el ataque electrónico que dejó a casi toda Venezuela sin electricidad durante el mes de marzo, en abril recurrió al intento de golpe de Estado puro y duro, cosechando nueva derrota, al plegarse el ejército venezolano a la estricta legalidad constitucional vigente.

A lo largo del 2019 han salido a relucir siniestros pormenores del quehacer golpista de Guaidó; en primer lugar, se descubrió que entre él y sus cómplices políticos habían hecho desaparecer la mayor parte de los fondos proporcionados por el gobierno estadounidense para derrocar al gobierno venezolano, en especial los dedicados a la presunta ayuda humanitaria. Con posterioridad, el personaje fue descubierto en una fotografía junto a destacados dirigentes de los llamados Rastrojos, una organización criminal colombiana dedicada al narcotráfico y al paramilitarismo. Fuentes periodísticas afirman que le ofreció a la banda paramilitar una franja territorial para sus operaciones de narcotráfico a cambio de su protección y guía durante su salida clandestina de Venezuela.

Tras múltiples intentonas golpistas fracasadas, Guaidó volvió a protagonizar un nuevo esperpento político, al comprobar que no tenía quórum suficiente para volver a ser elegido presidente de la Asamblea Nacional. Ejecutando una escena absolutamente falsa en la que supuestamente no le permitían entrar al Congreso para efectuar la votación, se autoproclamó presidente de la Asamblea Nacional en un hotel con algunos de sus cómplices políticos. Con ello obtuvo el dudoso honor de convertirse en un doble autoproclamado presidente, del país venezolano por una parte y del congreso de su país por la otra.

Su última operación antivenezolana es atacar a Telesur, la cadena de televisión promovida por la Revolución Bolivariana a escala continental para proporcionar información verídica y alternativa a la tendenciosidad mostrada por las multinacionales de la información. La idea de Guaidó es alterar por completo su línea editorial y convertirla en una cadena más de la manipulación capitalista de la información. Una operación de saqueo y desguace similar a la perpetrada por el gobierno de Donald Trump, bajo cobertura del presidente espurio e ilegítimo Guaidó, con la empresa venezolana Citgo en Estados Unidos y otras empresas venezolanas en distintos países de América Latina, que le ha costado al Estado venezolano más de 30.000 millones de dólares.

Esta es la trayectoria política y catadura moral de la marioneta política del gobierno estadounidense, conocido como Juan Guaidó. El gobierno español lo reconoce como presidente de Venezuela y se apresta a recibirlo con la ministra de Asuntos Exteriores, durante su visita al Estado español. Con ello se convierte en cómplice de los crímenes y usurpaciones perpetradas por el sujeto, actuando como lacayo del mayor imperio de la historia, como es el norteamericano.

Instamos al gobierno español a que desista de tan detestable actitud y asuma una posición de dignidad y soberanía para con el pueblo y el gobierno legítimo de Venezuela, que no es otro que el del Presidente Nicolás Maduro Moros.

¡En Venezuela el imperialismo no pasará! ¡Viva la Revolución Bolivariana de Venezuela!

¡Viva su presidente legítimo, Nicolás Maduro Moros! ¡Chávez vive, la lucha sigue!

Movimiento de Solidaridad con Venezuela de Madrid

Embajada

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.