fnlctEl Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT) y la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV), ante el brote del coronavirus y las medidas adoptadas por el Gobierno venezolano

1. Toda la población está seriamente amenazada por la pandemia del coronavirus, especialmente los trabajadores y trabajadoras, los pensionados y pensionadas y, en general, el pueblo indefenso frente a las injusticias propias del capitalismo, el bloqueo económico imperialista y la ausencia de un sistema público de salud eficiente. En tales condiciones, reconocemos el gran esfuerzo que realizan las y los trabajadores de la salud y saludamos la solidaridad del Gobierno y el pueblo de Cuba en la lucha por derrotar al covid-19.

2. Comprendemos la necesidad de medidas extraordinarias que hagan posible detener la propagación del virus. En tal sentido, llamamos a la clase obrera y al pueblo en general a respetar y apoyar la declaratoria de “cuarentena” y otras iniciativas oficiales dirigidas a salvaguardar la salud y la vida de nuestro pueblo. Pero tales acciones son insuficientes si se persiste en la aplicación de políticas en favor del capital y no de la clase obrera y del pueblo trabajador en general.

3. Ante la “cuarentena social y colectiva nacional”, exigimos se garantice a las y los trabajadores que no asistan a sus puestos de trabajo en cumplimiento de la cuarentena, por reposo médico o dificultades de traslado por falta de transporte: pago íntegro del salario, cestaticket y demás beneficios legales y contractuales.

4. Exigimos protección total a las y los trabajadores frente a las pretensiones patronales de aprovechar la coyuntura para producir despidos, suspensiones de salarios, incumplimientos de convenciones colectivas, cierres de empresas, entre otras violaciones a los derechos laborales. Son necesarias medidas revolucionarias para superar la indefensión social en la que se encuentran la clase obrera, el campesinado y el pueblo en general frente a la patronal, los terratenientes, los grupos monopólicos y las mafias especuladoras de la producción y los servicios, particularmente de alimentos, medicinas y servicios esenciales.

5. Para que el pueblo trabajador pueda hacerle frente cabalmente a la situación de emergencia nacional, en medio de la fuerte devaluación de la moneda y la hiperinflación, insistimos en la necesidad de adoptar una política salarial que permita la recuperación y el fortalecimiento de la capacidad adquisitiva de las y los trabajadores activos y de las y los pensionados. En tal sentido, reiteramos la propuesta (inicialmente presentada por el PCV) de un salario mínimo nacional que tenga como referencia 5 petros (equivalente a 300 $); supresión de los retrógrados lineamientos para las convenciones colectivas dictadas por el ministro Piñate; implementar control íntegral, social e institucional, sobre precios, costos y ganancias; avanzar hacia el control obrero, campesino, comunero y popular sobre la producción y la distribución de bienes y servicios.

6. Las y los trabajadores del sector salud, todos sin excepción, deben contar con la dotación necesaria para protegerse en el cumplimiento de su trabajo. Es preciso que los centros hospitalarios y los establecimientos de la red primaria en salud sean debidamente
acondicionados y equipados con los medicamentos, insumos y servicios indispensables para su funcionamiento. Por ejemplo: no puede haber un hospital o un CDI sin agua, plantas eléctricas, suministro de oxigeno. Ahora más que nunca deben funcionar plenamente los Consejos de Dirección Colectiva de las Áreas de Salud Integral Comunitaria (ASIC), para que las y los trabajadores de salud en conjunto con las comunidades organizadas garanticen, pese a las dificultades, un servicio de salud óptimo y las mejores condiciones de trabajo posibles.

7. La difícil coyuntura no debe ser utilizada para justificar decisiones que pretendan atar al país al sistema financiero imperialista, por el contrario hay que exigir sean devueltos los recursos y activos de la República confiscados ilegalmente por Estados Unidos y sus socios y lacayos. Reiteramos nuestro rechazo a la aplicación de políticas regresivas que fortalecen el dominio del capital en la sociedad mientras se lesionan los intereses de las y los trabajadores y del pueblo en general. Llamamos a luchar por una salida revolucionaria a la crisis capitalista que, en todo el mundo, se acelera y profundiza con la pandemia del coronavirus.

Coordinación General del FNLCT

Comité Ejecutivo de la CUTV

Fuente:

Federación Sindical Mundial