Domingo, 18. Noviembre 2018

Hace 17 años, las fuerzas de EE.UU. y sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) entraron en Kabul para derrocar a Talibán.

Hoy, la guerra más larga de EE.UU. todavía sigue, mientras los talibanes han vuelto a tomar el control de casi la mitad del país devastado por la guerra. El grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) también ha aumentado su actividad en Afganistán.

Estimado señor Presidente,

Estimado señor Secretario General,

Colegas,

Ante todo, me gustaría destacar la postura consecuente y responsable de Kazajstán en cuanto a la promoción de las cuestiones prioritarias para Asia Central, la firme disposición a solucionar los problemas concretos que afronta la región.

Aplaudimos la iniciativa de nuestros amigos kazajos de organizar esta reunión sobre el tema que preocupa a muchos países.

Hospital destruido en Kunduz. Screenshot: BBC/MSFEn la noche al sábado, la fuerza aérea estadounidense bombardeó un hospital de la organización »Médicos Sin Frontera« en la ciudad de Kunduz, en el norte de Afganistán. El bombardeo continuó durante más de 30 minutos después de que funcionarios militares estadounidenses y afganos en Kabul y Washington fueran informados de lo que estaba sucediendo. MSF solicita que se aclare urgentemente qué ha sucedido con exactitud y cómo un hecho tan terrible ha tenido lugar. La organización confirma la muerte de nueve de sus trabajadores humanitarios a causa del bombardeo. Así mismo, 37 personas han resultado gravemente heridas en el ataque, de las cuales 19 son personal de MSF. Algunos de los heridos más graves están siendo trasladados para su estabilización a un hospital en Puli Khumri, a dos horas de distancia. Todavía numerosos pacientes y personal médico en paradero desconocido. Las cifras siguen creciendo a medida que vamos teniendo una imagen más clara de las consecuencias de este horrible bombardeo.

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.