El pasado 30 de julio, el Coordinador General del Comité Nacional Palestino del movimento BDS, Mahmoud Nawajaa, fue arrestado en su casa cerca de Ramala por fuerzas israelíes en plena noche y ante toda su familia.

Nawajaa, de 34 años, es un joven y comprometido defensor de los derechos humanos palestino que ha dedicado años a fortalecer el movimiento de boicot, desinversiones y sanciones (BDS), exigiendo que Israel cumpla con sus obligaciones en virtud del derecho internacional y respete los derechos humanos palestinos según los principios de su movimiento: el fin de la ocupación, la no discriminación e igualdad y el derecho de retorno de las personas palestinas refugiadas, mediante campañas no violentas y antirracistas.

Nawajaa, residente en Cisjordania, fue trasladado a la prisión de Jalameh, en Israel, donde actualmente está detenido. Esta transferencia constituye un acto de deportación ilegal, una violación grave del Cuarto Convenio de Ginebra (artículos 49 y 147) y un crimen de guerra según el artículo 8 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Israel actualmente tiene en sus cárceles aproximadamente a 4.700 presos políticos palestinos, incluidos menores de edad, cientos de los cuales están bajo detención administrativa, sin cargos. En las circunstancias actuales con la propagación del virus de la COVID-19, la detención masiva agrava los riesgos de salud y seguridad de todas las personas detenidas, lo que se suma a las denuncias de  tortura y trato inhumano y degradante presentadas por organizaciones palestinas e internacionales en las cárceles israelíes.

La detención por parte de Israel de defensoras y defensores de los derechos humanos contraviene las declaraciones de la UE y sus EEMM donde muchos de ellos y ellas reconocidos como tales y recibidos en sus Parlamentos por sus actividades pacíficas basadas en el derecho internacional. En nuestro país, en 2017 el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad una proposición no de ley impulsada por nuestro Grupo Parlamentario Unidas Podemos donde se reconoce el derecho de activistas como Berta Cáceres o Marielle Franco, impunenemente asesinadas, o del activismo palestino, incluida la campaña BDS, protegida por los derechos a la libertad de expresión y reunión, y se compromete a actuar y defender su actividad. En esa línea, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha confirmado también que la defensa de la campaña y actividades BDS se enmarcan en el derecho a la libertad de expresión protegido por el Convenio Europeo de Derechos Humanos.  Por esa razón, desde Podemos exigimos que Israel cumpla con el derecho internacional y con los más básicos derechos a la libertad de expresión y reunión y libere a Mahmoud Nawajaa.

Su arresto se produce cuando la sociedad civil palestina pide medidas efectivas por parte de la comunidad internacional, para evitar la anexión de iure planificada por Israel del 30% de Cisjordania ocupada desde 1967, incluidos los asentamientos ilegales israelíes y partes del Valle del Jordán, detener la anexión de facto y el apartheid de Israel.

Podemos se opone rotundamente a la anexión de Palestina anunciada durante este 2020, como consolidación por la fuerza de políticas de apartheid recogidas en el plan Trump. También exige a la UE, sus EEMM y nuestro país  una acción internacional coordinada y firme para cumplir con el deber de no reconocer o apoyar actividades ilegales así como proteger la libertad de expresión y reunión de activistas de derechos humanos. Por solidaridad y justicia contra las violaciones de DDHH y derecho internacional que sufre desde décadas el pueblo palestiono y por la democracia y derecho internacional en todo el mundo, debe haber consecuencias contra estas acciones de Israel.

Fuente:

Podemos